Con dificultades mayores para unos y menores para otros, el equipo nacional tuvo una actuación digna gracias al coraje de cada disciplina

Finalizaron los Juegos Panamericanos, y la actuación de la delegación venezolana que se ubicó en la posición 12 con un total de nueve medallas de oro, 15 de plata y 19 de bronce.

Cabe destacar que Venezuela mejoró su participación en cuanto a medallas de oro en lo que respecta a la actuación de 2015 cuando sumaron un total de ocho. Sin embargo, esta actuación se debe al esfuerzo de cada uno de los atletas quienes en contra de las adversidades pudieron sumar.

Hablando de proyecciones, podemos destacar la hecha por el Ministro del Deporte antes del inicio de los juegos: “Tendremos menos atletas que en la edición anterior, pero tengo la certeza de que vamos a tener una mejor actuación que la de Toronto 2015”, enfatizó Infante desde la sede del COV.

Esta afirmación, a pesar de diversos descuidos con la preparación de algunos atletas, finalmente se dio pero con un trasfondo que favorece de manera estelar únicamente a los atletas. 

Venezuela cuenta con atletas élite, que se preparan fuera del país tal es el caso de Yulimar Rojas, Daniel Dhers, Elvismar Rodriguez, Antonio Díaz y Rubén Limardo, todos medallistas dorados en la recién finalizada justa panamericana.


Se vio claramente que existen disciplinas deportivas en las que hay una mayor inversión como es el caso de las pesas, donde representantes como Luis Mayora y Génesis Rodríguez, sumaron par de doradas respectivamente, otro caso es la lucha, un deporte que cosechó varias finales incluyendo una presea dorada.

Aparte de la inversión, estos deportes recibieron becas de Panamsports, para poder hacer de manera exitosa su fase de preparación antes de comenzar los juegos.

La calidad en el karate fue otro tema destacado, las doradas de Antonio Díaz y Andrés Madera, fueron un ejemplo de ello, al igual que otras finales y bronces obtenidos por la delegación. 

Aparte de la cantidad de medallas, es importante destacar la decimosegunda casilla de Venezuela en el medallero de Lima, bajando cuatro puesto con respecto al 2015 en donde figuramos en la octava casilla.

En Lima las aspiraciones eran 10 medallas, se obtuvieron nueve, una menos pero lo realmente preocupante fueron las quejas de los atletas, como el caso de mayor relevancia, Paola Pérez quien no pudo contar con la indumentaria necesaria en la competición de aguas abiertas y finalizó en la casilla 11, sufriendo hipotermia y sin poder emular la medalla de plata de 2015. 

 Hersony Canelón viene compitiendo sin entrenador, pero a pesar de ello sumó una medalla de plata, el campeón olímpico Rubén Limardo obtuvo la dorada y luego de su participación expuso las dificultades por las que tuvo que pasar, y pidió no ser visto como un héroe, además de ponerse en el lugar de todos los atletas que no contaron con las condiciones necesarias y sin embargo pudieron representar a Venezuela. 

Recientemente, Edilio Centeno, por más de 14 años campeón nacional de tiro y múltiple medallista en Juegos Bolivarianos y Centroamericanos y del Caribe, anunció su renuncia a representar a Venezuela mientras continúe la misma dirección en el Ministerio del Deporte. 

Otro aspecto a destacar y que vuelve a repetirse, es la superación de Colombia frente a Venezuela, con 83 medallas versus 43. Los deportes de conjunto de los colombianos crecieron de manera sorprendente, destacando el oro de las femeninas en fútbol y la plata en el voleibol.

En medallas doradas, no solo fuimos superados por Colombia, fuimos triplicados 27 a nueve. Las comparaciones suelen ser odiosas pero en muchos casos necesarias, es por ello que debe analizarse a fondo el crecimiento de nuestros vecinos, los cuales no podemos superar desde los panamericanos de 2003 en donde Venezuela obtuvo 16 doradas frente a 11 de los cafeteros.

Comparaciones preocupantes pero necesarias se dan con los casos de Chile, Perú, Ecuador y República Dominicana, quienes ahora nos superan en resultados, y que lamentablemente nos proyectan a bajar en el medallero con Bolivia y Panamá en los próximos Juegos Bolivarianos. 

Otro aspecto negativo, es que Venezuela no pudo sumar ningún cupo directo a Tokio en estos juegos, a diferencia por ejemplo de delegaciones como Argentina quienes sumaron un total de 32 doradas, obtuvo 86 cupos a los Juegos Olímpicos.

Aspecto positivo para Venezuela es la calidad de sus atletas élites, los cuales han podido dar la cara y cumplir con las expectativas, y la misma importancia para todos quienes a pesar de las dificultades hicieron lo posible e imposible para representar al tricolor y finalizar sus respectivas competencias.