Con una defensa implacable y sin dejar respiro a los Chiefs, Tampa Bay se coronó en el Super Bowl número 55

Tampa se convirtió en la primera ciudad en hospedar un Super Bowl, en el que competía su propio equipo, los Buccaneers, y el resultado iba a ser muy positivo. A pesar de las grandes restricciones para evitar que el mayor evento deportivo de Estados Unidos ocasionara un repunte del coronavirus, algo que no quedó muy claro cuando se enfocaban las tribunas.

Pero entrando de lleno al juego que suponía un enfrentamiento directo entre Mahomes y el legendario Tom Brady, y que desde la primera mitad comenzó a decantarse por una sola calle.

El Raymond James Stadium veía como avanzaban los suyos,Brady y Gronkowski se convertían rápidamente en una llave de confianza y su combinación colocaba por primera vez 10 de ventaja de Tampa Bay sobre Kansas City.

Patrick Mahomes quería intentarlo y aportaba una anotación corriendo por la tierra de los Buccaners, pero Brady hoy estaba como cuando tenía 20 años, mejor dicho como siempre, porque para el QB no pasan los años y en este Super Bowl quería poner a todos a anotar.

Y fue así como llegaba el Touchdown final del primer período;Antonio Brown
recibe del “muchacho de la película”, Tom Brady y alcanzaba el tercer touchdown de la noche para el equipo local. De esa forma, los Buccaners llegaban con una ventaja de 21-6 sobre los Chiefs para dar inicio al segundo período.

La segunda mitad comenzaba con gol de campo de 52 yardas para el equipo de los Chiefs, tercero de la noche y única manera en que los actuales campeones podían sumar ante Tampa Bay.

Los Buccaners continuaban alejándose en el marcador, la anotación de los Chiefs terminaría siendo anecdótica y los vientos de remontada cada vez eran menores. Leonard Fournette alcanzaba 27 yardas y con ellas una nueva anotación para los Buccaners.

Antoine Winfield Jr interceptaba otro pase de un Mahomes que se mostraba frustrado, todo lo contrario a un Tom Brady que sumaba tres pases de anotación en la primera mitad. Los narradores calificaban de “Miseria”, a la linea ofensiva de los Kansas City Chiefs, y definitivamente este no iba a ser su día.

La ventaja para Tampa Bay seguía creciendo, esta vez Leonard Fournette se escapaba un total de 27 yardas y obtenía una nueva anotación. La victoria estaba encaminada.

Los dirigidos por Bruce Arians continuaban aumentando su ventaja ante unos irreconocibles Chiefs, llegaba el primer gol de campo de los locales ante un recorrido de 52 yardas.

Tampa Bay dormía el juego y más allá de este trofeo, los focos estaban con Tom Brady que iba a obtener su séptimo anillo de Super Bowl, sin lugar a dudas uno de los deportistas más destacados de la historia.

La exhibición de los Buccaners era total y la defensiva implacable, quedando 1,39 un pase de Mahomes era nuevamente interceptado y no había touchdown en esta noche de Super Bowl para los Chiefs.

Dejando correr los minutos, lo que se vio desde el inicio del juego, terminaba consumándose, el título del Super Bowl número 55, y en época de pandemia, era para los Buccaners de Tampa Bay, de la mano de un equipo que se mostró como un bloque y guiados por la leyenda viviente, el mejor de todos los tiempos, Tom Brady.