El Caracas Fútbol Club deberá hacer frente al crudo frío montevideano en el estadio Luis Franzini, en una de las zonas más ventosas de Montevideo

El uruguayo Liverpool recibirá este miércoles al venezolano Caracas por el encuentro de ida de  la segunda fase de Copa Sudamericana, luego de clasificar ante el Bahía de Brasil y tras solicitar a la Conmebol un cambio de sitio para el partido revancha.

El Caracas está en un buen momento futbolístico: es uno de los ocho equipos que disputaron el Torneo Apertura-2019 del fútbol venezolano y clasificaron a los playoffs por el campeonato y una plaza en la Copa Libertadores del próximo año.

Liverpool es uno de los cinco equipos uruguayos que transitan la Sudamericana, que ofrecerá esta semana otros dos partidos en Montevideo: el River Plate-Colón del martes y el Wanderers-Atlético Cerro del jueves.

En su último encuentro, con un planteo sumamente defensivo, empató 0-0 en Montevideo con el Bahía, al que había vencido 1-0 en Brasil.

Los uruguayos temían por su seguridad y por la conectividad aérea hacia Venezuela, sumida en la crisis social, política y económica más grave de su historia reciente.

Pero la Federación Venezolana de Fútbol manifestó “su compromiso” de “colaborar en todos los aspectos relacionados con la organización, logística y seguridad antes, durante y después del partido”, según una comunicación enviada por la Conmebol a la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF, la federación local).

La Conmebol aseguró además que Liverpool podrá llegar por vía aérea a Caracas a pesar de la suspensión de algunos vuelos dispuesta por Estados Unidos, por lo que el juego tendrá lugar el día previsto “en el Estadio Olímpico de la UCV” en Caracas, como estaba planificado.

El Caracas Fútbol Club deberá hacer frente al crudo frío montevideano en el estadio Luis Franzini, en una de las zonas más ventosas de Montevideo y a última hora, cuando la temperatura cae fuerte en la capital uruguaya.