La acrobática competidora, que ha comandado el Ranking Mundial de la Gimnasia en diversas ocasiones, recalcó que previo a la Copa del Mundo en Milwaukee, “lo más lógico es que hagamos tres competencias en USA y un campamento en Europa para llegar en la mejor forma”.

La gimnasta venezolana Jessica López, se encuentra en Estados Unidos, preparando lo que será su participación en la Copa del Mundo de Milwaukee, en marzo de 2020, evento clasificatorio a Tokio 2020, en la rama artística de la gimnasia, y dónde la meta de la caraqueña no es otra que “dar lo mejor para estar en mis cuartos Juegos Olímpicos”.

La venezolana de 33 años, quien estuvo recientemente en Venezuela, donde se le honró colocándole su nombre al Gimnasio de la Selección Nacional en las instalaciones del Instituto Nacional de Deportes, sabe que no será una tarea sencilla obtener un nuevo cupo olímpico, producto del tiempo fuera de competencia y el alto nivel del área panamericana, sin embargo, se apega a tres postulados: su fortaleza psicológica, llevar el día a día con mucha preparación, y su disciplinado entrenamiento de la mano con la estrategia.

“Después de Río tuve un bajón muy fuerte, estaba cansada, fueron tres ciclos olímpicos seguidos y necesitaba bajar la intensidad. Debo confesar que ha sido todo un reto continuar, espero que al final, todo se dé bien. Yo daré lo mejor de mí”, comenta la caraqueña.

López, segunda mejor gimnasta en la historia de la Universidad de Denver con 83 títulos individuales, ha sido una de las competidores más regulares en el podio desde su debut olímpico en Beijing 2008, destacando sus victorias totales en barras asimétricas y viga de equilibrio en la Copa del Mundo de Oporto 2010, además del primer lugar en la Copa del Mundo de Moscú 2011.

Fue décima en la final general, en el Mundial de Rotterdam 2010. Algo inédito para Venezuela, aunado a sus numerosos títulos en los eventos del ciclo olímpicos: bolivarianos, suramericanos, centroamericanos y del caribe, y panamericanos.

Con información de Prensa IND