Los Juegos de Invierno de Pekín deben disputarse del 4 al 20 de febrero de 2022

Grupos de defensa de los derechos humanos apelaron este pasado martes, a través de una carta al Comité Olímpico Internacional (COI), a reconsiderar la atribución de los Juegos de Invierno de 2022 en Pekín.

Esta petición llega cuando la capital china se enfrenta a una fuerte vigilancia mundial y vivas críticas a la nueva ley sobre la seguridad en Hong Kong y el internamiento masivo de uigures en Xinjiang.

En esta carta, fechada el martes y dirigida al presidente del COI, Thomas Bach, unos 160 grupos advierten que estos Juegos podrían conllevar “represión” en China.

El texto hace referencia a un aumento de los ataques “contra las comunidades que viven bajo su régimen”, tras los Juegos Olímpicos de verano de 2008. 

“Pese a varias llamadas (…) el COI repitió los mismos errores que en el pasado y permaneció insensible al declive evidente de la protección de los derechos humanos antes y después de los Juegos 2008 de Pekín”, señala la carta.

“El COI debe reconocer que el espíritu olímpico y la reputación de los Juegos conocerán otros daños si el agravamiento la crisis de los derechos humanos, en todas las zonas bajo control chino, es simplemente ignorada”.

Entre los firmantes figuran, entre otros, el Proyecto de los Derechos Humanos Uigures, el Congreso Mundial Uigur y asociaciones de defensa de los derechos de Hong Kong y de Mongolia.