El fútbol azteca vivirá momentos de tensión máxima si este viernes cuando inicie la decimocuarta jornada del torneo Apertura-2019, el Veracruz consuma su decisión de no presentarse a la cancha del estadio Luis “Pirata” Fuente, para afrontar su compromiso ante el campeón Tigres

El miércoles, a través de Álvaro Ortiz, presidente de la Asociación Mexicana de Futbolistas (AMFPro), los “Tiburones Rojos” del Veracruz informaron su decisión de no presentarse a jugar este partido, como reclamo ante la prolongada falta de pagos que el club tiene con los jugadores y como exigencia a que la Liga MX resuelva el problema.

“La postura de los futbolistas es que no se van a presentar y no es una amenaza, es un hecho”, declaró Ortiz ante la prensa y describió los momentos que están atravesando los “Tiburones”.

“Los jugadores están padeciendo, algunos no han cobrado desde hace seis meses, no se han respetado sus derechos, a sus hijos ya los corrieron de la escuela. Hay utileros que están durmiendo en colchonetas en el estadio”, agregó el líder de la AMFPro.

En el aspecto deportivo, el Veracruz refleja los estragos de la gestión y de los incumplimientos de responsabilidades por parte de su propietario, el empresario Fidel Kuri: desde agosto de 2019 llevan 39 partidos sin ganar en la liga y descendieron al término del ciclo 2018-19, pero se mantuvieron en primera división mediante el pago preestablecido de seis millones de dólares.

En la actualidad solo tienen dos puntos y son colistas de la clasificación mientras que en la tabla de cocientes son el equipo más amenazado por el descenso, condición que se consumaría en automático y por reglamento este viernes si no se presentan ante Tigres.

Con información de AFP