Una fotografía de Ozil, de origen turco, y Erdogan el pasado mayo provocó polémica y despertó preguntas sobre su lealtad a Alemania antes de su desastrosa participación en el Mundial de Rusia-2018

El mánager de la selección alemana Oliver Bierhoff reconoció “muchos errores” en la gestión de la polémica alrededor de Mesut Ozil, cuya fotografía con el presidente turco Recep Tayyip Erdogan desencadenó un conflicto en su país que finalizó con la renuncia del jugador a vestir la camiseta de la Mannschaft.

“Salió mal, lo siento mucho, se cometieron muchos errores, incluido yo mismo”, señaló el antiguo jugador en una entrevista con el semanario Die Zeit, cuyos primeros extractos se publicaron este miércoles.

El gobierno alemán ha tenido varios encontronazos con Ankara en los últimos años por cuestiones de derechos humanos.

Bierhoff lamentó que Ozil no diera explicaciones públicas, como sí hizo Ilkay Gundogan, que también se fotografió con Erdogan. “Simplemente no quiso saber nada”, dijo Bierhoff sobre el mediapunta del Arsenal.