En un flojo partido, la oncena red supo aprovechar las ocasiones, y se apoyaron en una magistral actuación del portero brasileño Alisson

El Liverpool conquistó su sexto título de Copa de Europa al vencer 2-0 al Tottenham, en la final disputada este sábado en el Estadio Metropolitano de Madrid y se resarce de la final perdida el año pasado en Kiev contra el Real Madrid.

El egipcio Mohamed Salad abrió el marcador al transformar un penal nada más comenzar el partido (2) y el belga Divock Origi, verdugo del Barcelona en semifinales con tres goles, sentenció a poco para el final (87).

Con información de AFP