La ceremonia marcó el último paso en los esfuerzos de la Casa Blanca para regresar a los grandes eventos en persona, ya que busca resaltar el resurgimiento de la nación de la pandemia tras el COVID-19

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, elogió la capacidad de los deportes para curar y unir a una nación en tiempos de crisis, cuando recibió a los campeones de la Serie Mundial Los Ángeles Dodgers, en la Casa Blanca, este viernes.

Los Dodgers, que capturaron el título al derrotar a los Tampa Bay Rays en octubre pasado, fue el primer equipo en ser homenajeado en la Casa Blanca desde el inicio de la pandemia de COVID-19 y el primero desde que Biden asumió el cargo.

“Creo que lo que descubrimos es que necesitamos los deportes más de lo que pensamos”, dijo Biden, quien elogió al béisbol como un tótem importante de normalidad en “uno de los años más desafiantes” en la historia de la nación.

El presidente saludó a los Dodgers como “mucho más que un club de béisbol, son un pilar de la cultura estadounidense”. También elogió al equipo por usar su estadio como un sitio de vacunación masiva de COVID-19.

La ceremonia marcó el último paso en los esfuerzos de la Casa Blanca para regresar a los grandes eventos en persona, ya que busca resaltar el resurgimiento de la nación de la pandemia tras el COVID-19. Más de 50 miembros del equipo asistieron al evento en el East Room, así como varios pesos pesados políticos con vínculos con California, incluida la vicepresidenta Kamala Harris, el líder republicano de la Cámara Kevin McCarthy y el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti.

Biden mantuvo el estado de ánimo ligero, bromeando que no quería insistir en el hecho de que Harris es fan de sus rivales San Francisco Giants. También contó historias sobre sus propias hazañas en un juego de béisbol del Congreso, diciendo que golpeó una pelota contra la pared que emocionó a sus hijos más que cualquiera de sus logros políticos.

El estelar lanzador Clayton Kershaw presentó a Biden lo que se ha convertido en el regalo estándar: una camiseta estampada en la espalda con el nombre y el número del presidente.

Biden, el 46 comandante en jefe, bromeó diciendo que estaba demostrando que era “un hombre valiente” al levantar la camiseta porque corría el riesgo de provocar la ira de la primera dama Jill Biden, una rabiosa aficionada de los Philadelphia Phillies.

Los Dodgers, que están en la ciudad para una serie de cuatro juegos con los Washington Nationals, dijo que solo los miembros del equipo de la Serie Mundial 2020 asistirían, y Bauer no firmó con el equipo hasta este año.

Mookie Betts, el estelar jardinero de los campeones Medias Rojas en 2018, no hizo el viaje a la Casa Blanca con Boston. Ahora en los Dodgers, Betts asistió al evento del viernes.

Trump, también se hizo conocido por servir comida rápida a los equipos que visitaban la mansión ejecutiva; los detalles sobre las comidas consumidas por los Dodgers en la Casa Blanca no se dieron a conocer de inmediato.

El título de 2020 fue el séptimo campeonato de la Serie Mundial para los Dodgers en su historia y están entre los favoritos nuevamente este año, lo que llevó a Biden a bromear diciendo que podría volver a verlos.