El medallista olímpico Saúl Craviotto vuelve a uniformarse de policía para combatir el coronavirus en España

Con cuatro medallas en su palmarés, vuelve a patrullar por Gijón después de posponerse los Juegos. “No es ninguna heroicidad”

El catalán (nació en Lleida) se entrena habitualmente en Trasona, un embalse cercano a Gijón, a las órdenes de Miguel García y con los compañeros del K4 500 con los que aspirará a subir al cajón en julio de 2021. Craviotto, se afincó en la ciudad antes de lograr en Pekín 2008, su primer oro con Carlos Pérez Rial en K2 500.

“Ya era policía antes que campeón olímpico”, recuerda siempre el multimedallista. ‘Perucho’ también, y los dos patrullaron las calles en el mismo Zeta muchos años. Tan juntos como en la piragua. Son los mismos que en una operación contra el tráfico de drogas, después de entrar en un bar y colocar a los sospechosos cara a la pared para cachearles, vivieron una anécdota curiosa.”Uno se dio la vuelta y nos dijo: ¿No sois los que ganaron medalla en Pekín?’. ¡Fue algo cómico; nos dio la risa!”, recordaban hace tiempo. Esa época en la que ‘hacían banda’ con la UPR (Unidad de Prevención y Reacción) en El Molinón para proteger a los futbolistas. Ellos, campeones olímpicos.

Craviotto, tuvo claro que cuando se acabara el deporte de alta competición debía tener un asidero. Por eso preparó las oposiciones a la Policía muy joven y, como otros deportistas de élite, pertenece a la Agrupación Deportiva del cuerpo, que les facilita compatibilizar su profesión con los entrenamientos. En Río 2016, compitieron otros tres policías, el también piragüista Javier Hernanz y los tiradores Pablo Carrera y Sonia Franquet.

“El deporte está ahora en un cuarto plano, lo que hay que hacer es centrarse en la salud”, sigue contando Craviotto pertrechado de guantes y mascarilla contra el COVID-19, con su uniforme de la Unidad de Prevención y Reacción de la Brigada de Seguridad Ciudadana de la Policía Nacional en Gijón. Una sección que actúa a pie de calle, trabajo que había cambiado por el de Participación Ciudadana debido a su popularidad tras ganar MasterChef. Ahí, ofrecía charlas en colegios sobre, por ejemplo, acoso escolar.

Y tras los controles de mañana, por la tarde tocan sus rutinas con ergómetro (simulador de piragua) en la terraza de su casa, y atender a sus dos pequeñas. Como el resto de los españoles. El agente Craviotto. Igual, pero diferente. Porque bajo su uniforme podría lucir cuatro medallas olímpicas.

Con información de Diario AS