Tras conocer el fallo en su contra, Novak Djokovic dijo, a través de un comunicado, estar “profundamente decepcionado” por la cancelación de su visado y pidió un tiempo para “descansar y recuperarse” antes de hacer nuevos comentarios, aunque afirmó respetar la decisión de la justicia australiana

El tenista serbio, Novak Djokovic, abandonó este domingo Australia y perdió la oportunidad de defender su título en el primer gran torneo de la temporada después de que un tribunal autorizara la cancelación de su visado y su deportación por no estar vacunado.

“Puedo confirmar que Djokovic ya se fue de Australia”, declaró en Twitter el ministro de Inmigración, Alex Hakwe, quien el viernes usó sus poderes para cancelar por segunda vez el visado del deportista.

Tres jueces del Tribunal Federal Australiano avalaron hoy por unanimidad la legalidad de la decisión del Gobierno de Australia de revocar el visado del tenista y rechazaron el recurso presentado por la defensa de Djokovic, tras una vista virtual que fue retransmitida en directo en YouTube.

El deportista balcánico, que no está vacunado contra la covid-19 y por ello vulnera las leyes de entrada aplicadas por el país austral contra la pandemia, partió de Australia alrededor de las 22.50 hora local (11.50 GMT) en un vuelo de la aerolínea Emirates con destino a Dubái.

Djokovic llegó a la terminal del aeropuerto de Tullamarine de Melbourne con ropa oscura y mascarilla facial acompañado por su equipo técnico y se llevó un pequeño aplauso y vitoreo por parte de alguno de los viajeros, según un vídeo del Canal 10.