Medallista de oro en los Juegos Sudamericanos de la Juventud y con una proyección que se ve reflejada en los tatamis, en donde ha obtenido los mejores resultados y en donde siempre va por más

César Tavares es un joven karateca de la selección de Carabobo y de la selección nacional, sus inicios se dieron en una época en el que tenía cuatro años y motivado a que su vecino y mejor amigo practicaba esta disciplina, ese hecho despertó su curiosidad. 

Luego, César continuó en el mundo de esta disciplina y aunque practicó muchos deportes, el karate do siempre fue una constante para él y se convertiría en parte esencial de su vida, dentro y fuera de los tatamis. 

“Toda la vida fui un atleta de kata y kumite, en las categorías infantiles fui campeón nacional en ambas, pero al pasar a la categoría juvenil, tuve más esperanzas de quedar en la Selección dé Carabobo en kata pero no fue así”, contó en entrevista exclusiva para Contrapunto

Su primera competencia se dio en 2014, en juvenil, en La Copa Simón Bolívar, pero no quedó en el chequeo de kata. Sin embargo, obtuvo la medalla de plata en kumite y de allí en adelante continuó por cuatro años más colaborando en kata por equipos.

Fue a partir de esa medalla de plata cuando César Tavares se enganchó a la modalidad de combate y se apasionó por sus entrenamientos, convirtiéndose actualmente en uno de los exponentes con mayor presente y futuro del karate do a nivel nacional. 

Desde los seis años representa al estado Carabobo: “A esa edad tú no estás consciente de lo que está sucediendo. La competencia es  importante y al darte cuenta que cuando te llega la primera convocatoria para representar a tu país la sensación es indescriptible”, afirmó. 

Asegura que la primera convocatoria es especial, pero todas tienen su punto: “Deseas representar a tu tricolor a lo más alto, no solo por la medalla sino por la calidad, los valores y el tipo de personas que somos”. 

Interrogado sobre la medalla que sueña por alcanzar, asegura que aún le faltan bastante, pero sin duda una medalla de oro mundial u olímpica sería para él un sueño cumplido y una meta. 

En cuanto a la medalla más importante en su carrera; destaca primero la dorada en los Juegos Sudamericanos de la Juventud. También destaca medallas obtenidas en nacionales que aunque algunas no han sido de oro, le han representado un impulso emocional increíble en su carrera. 

El dojo, nos cuenta que le ha inculcado una marcialidad muy bonita e importante en su vida. Es atleta del sensei Marvin Silva desde que tenía siete años de edad: “La marcialidad es un tema importante en nuestro dojo, entre el respeto, la fraternidad y las amistades que también forman parte del karate”. 

Entre los pilares fundamentales y principales de su vida y su carrera, se encuentran su madre y su sensei: “Puedo decir que es un apoyo perfecto en lo que a mí concierne, no ha faltado nada de ninguno de los dos”, subrayó. 

“Mi mamá siempre ha estado en todo momento, de igual manera el sensei, han estado en los momentos malos y buenos. Son pilares fundamentales en la construcción y desarrollo de un atleta”, destacó. 

En esta época de pandemia lo más difícil para él es entrenar lejos del dojo, asegura que los primeros dos meses fueron los más intensos y que nunca pensó que la cuarentena se iba a alargar tanto. 

“Cada vez se fue volviendo más rudo, pero saber que en cualquier momento va a llegar el mensaje para una competencia es lo que me mantiene activo, enfocado y que me activa hasta cuando no tengo los ánimos suficientes para entrenar”. 

César Tavares está enfocado en el karate, y como hobbie también practica fútbol, baloncesto, tenis de mesa y se considera un fanático de los deportes, la adrenalina y todo lo que representan, es algo que disfruta al máximo. 

“Para mi ser representante del karate es muy especial, algo que se debe notar por tus valores. Ser Karateca es un privilegio que no muchos tienen, es algo que me gusta y compartirlo con personas que también les gusta, me parece grandioso”. 

El regreso a los tatamis lo visualiza con mucha emoción, como “un niño con juguete nuevo”, admite que es lo que más desea desde que comenzó esta cuarentena ocasionada por la pandemia del COVID-19. 

Como mensaje final pide paciencia, esperar el momento correcto para volver: “Debemos mantener las medidas correctas de seguridad y tener claro que lo primero es la salud”, finalizó.