El pugilista falleció 10 días después de ser noqueado en un combate correspondiente al Campeonato Mundial Juvenil

El luto vuelve a adueñarse del boxeo mundial, esta vez ocurrió en el Campeonato del Mundo Juvenil de la AIBA que se estaba disputando en Kielce (Polonia) a principios de este mes de abril, en el combate que tenía como protagonistas al jordano Rashed Al-Swaisat y al estonio Anton Winogradow.

Rashed Al-Swaisat fue duramente castigado por su oponente y, según informa la Asociación Internacional de Boxeo (AIBA), el joven púgil jordano se derrumbó sobre la lona en el tercer asalto, después de que al parecer ya fuera perdiendo los dos primeros rounds ante su oponente. El boxeador fue tratado sobre la lona y trasladado de inmediato al hospital más cercano, en el que fue sometido a una cirugía cerebral de urgencia, pero, por desgracia, ha fallecido diez días después de la intervención, tal como ha confirmado este mismo martes la AIBA.

Este es el comunicado emitido por la AIBA:

“Con profunda tristeza hemos sabido del fallecimiento de Rashed Al-Swaisat de Jordania, quien había sido ingresado en el hospital el 16 de abril después de su pelea durante los AIBA YWCHs. Nuestros pensamientos están con su familia, amigos y compañeros de equipo, a quienes ofrecemos nuestro más sentido pésame”; a lo que el Comité Olímpico de Jordania dijo: “El Comité expresa su profunda tristeza y profundo dolor por la muerte del integrante de la selección nacional de boxeo juvenil Rashid Al-Swaisat, quien se mudó a la misericordia de Dios Todopoderoso el lunes por la noche como resultado de una lesión que sufrió durante su pelea del viernes 16 de abril en el Campeonato Mundial Juvenil”.

Confirmada su defunción, se ha abierto una investigación y la policía ha empezado a efectuar los interrogatorios. Por el momento, se desconoce si la lesión cerebral sufrida ocurrió como resultado de la pelea o ya la arrastraba con anterioridad.

Con información de Mundo Deportivo