Fue Alfredo Pedrique quien le dio la oportunidad a Altuve en la organización de los Astros y el resto es historia

En Venezuela la historia es muy conocida, los scouts que observaban a un adolescente José Altuve no estaban muy convencidos de que tuviera éxito en MLB por su estatura.

Y por eso el camarero consiguió una cantidad ridícula de bono por su firma. El hombre que le dio el sábado a los Astros de Houston el pase a su segunda Serie Mundial en tres años solo le costó a la organización 15.000 dólares.

Para Henry Schulman, un analista del San Francisco Chronicle, este es un ejemplo de cómo no se debe juzgar la calidad de los peloteros por la cantidad que haya costado su bono de firma.

“Es un recordatorio de que juzgar a los adolescentes no es una ciencia exacta y que nadie debería descartar esas firmas internacionales “baratas” que no llaman la atención”, escribió Schulman.

Igual piensa Gustavo Salazar, que lo vio jugar mucho en su infancia y adolescencia. “Bastaba con verlo batear, él sólo quería jugar y demostrar que lo podía hacer, más allá del bono de la firma, él buscaba una oportunidad”.

Con información de 12UP