El estelar base sabe que de su protagonismo depende el relanzamiento de los Warriors en la siguiente temporada

Stephen Curry, lo ha dado todo entrenando este verano para la nueva temporada de la NBA. Un curso en el que el base tendrá que volver a su mejor nivel para intentar llevar a los Warriors a lo más alto en ausencia de Kevin Durant, que se ha marchado a los Nets, y de Klay Thompson, lesionado de larga duración.


El dos veces MVP de la NBA, ha pasado mucho tiempo en el gimnasio ampliando su arsenal ofensivo, para volver a ser uno de los mejores tiradores de la liga. Un arsenal que no llega sólo en forma de movimientos con las manos. También ha trabajado su juego de pies para adaptarse a sus nuevas armas: las Curry 7 de Under Armour con las que disputará la nueva temporada.

“A mí no me importan mucho las jugadas que hacemos. Al fin y al cabo, son dos campeonatos. Tenemos mucho talento entre manos y había mucha expectación para ver cómo nos íbamos a manejar. Hemos hablado mucho sobre ello en estos últimos tres años”, apuntaba el jugador de Akron.

“No siempre ha funcionado, pero sí en términos de resultados. Todos queremos jugar con aclarados, pero al final lo que importan son los títulos”, finalizó.

Con información de MARCA