Impulsados por el juego de LeBron James, Los Ángeles Lakers ya tienen la mejor marca de la NBA, gracias a su victoria sobre los Hawks y a la derrota de los Celtics, que vieron frenada su racha de diez triunfos ante los Kings de Sacramento

LeBron James volvió ser la gran figura que exhibió su poder ofensivo como líder de los Lakers que ganaron con facilidad por 122-101 a los Hawks de Atlanta, quienes perdieron el segundo partido consecutivo disputado en el Staples Center en menos de 24 horas.

“The King” anotó 12 de sus 33 puntos durante unos vertiginosos nueve primeros minutos y los Lakers se pusieron 25 tantos arriba antes de asegurarse la victoria.

El partido, que tuvo un invitado especial con el exescolta Kobe Bryant en las gradas del Staples Center, mostró a unos Lakers dominantes en todas las facetas del juego, tanto en ataque como en defensa, donde impusieron una presión constante y facilitaron su juego de transición.

Los aficionados, al observar que Bryant estaba en las gradas para presenciar el partido, de inmediato le tributaron una gran ovación, a la que el jugador correspondió con un saludo.