Con marcador final de 95-75 el quinteto ibérico fue implacable ante los sudamericanos y se sube a la cima del baloncesto mundial

Por primera vez en la Copa del Mundo, la selección argentina se iba perdiendo en la primera mitad, lo hacía 43-31 ante los ibéricos que sostuvieron su dominio en China 2019.

En el tercer cuarto, un triple de Deck y Campazzo colocaban a Argentina con una posible reacción, la cual fue cortada de raíz por el quinteto español, quienes con una marcación escalonada apagaban los ataques sudamericanos.

Marc Gasol, jugó uno de los mejores partidos de este campeonato y demostró porque es uno de los mejores basqueteros españoles de la historia, a ello se le suma la actuación de Ricky Rubio, posterior MVP del torneo y la final.

En general, la defensa a medio pie de España era indescifrable, tanto así que los primeros puntos de Scola vinieron a falta de tres minutos para finalizar el tercer cuarto.

Los españoles demostraban su paseo por esta Copa del Mundo, invictos e indiscutibles tanto en defensa como en la pintura. El orden táctico de los dirigidos por Sergio Scariolo, no se perdió ni siquiera al pasar algún tipo de aprietos como en la semifinal contra Australia.

“Parecía imposible pero cuando sueñas, pasan estas cosas”, declaraba Scariolo luego de la semifinal , y ese sueño lo transformaron en realidad.

En el último cuarto, los argentinos sabían que no contaban con margen de error y entre robos y ataques mejoraron su efectividad, sin embargo, el ataque español era infalible y les permitía relajarse por lapsos del juego y vivir de la renta.

Ricky Rubio, fue otro factor clave y anotó cada vez que España lo necesitó, los ibéricos fueron un colectivo total que funcionó de manera casi perfecta en todo el campeonato, y al final terminó dando resultados.

Mención aparte para Argentina, que a lo largo del torneo desarrollò su potencial, y pudo dejar en el camino a equipos como Rusia, Serbia y Francia.