El campeón Panamericano no pudo abordar el avión que lo llevaría a Aruba por orden de la GNB del Aeropuerto de Maiquetía.

La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) y una representante de la aerolínea Copa Airlines, impidieron que el Campeón Panamericano, Andrés Madera, abordara el avión que lo llevaría directo al Aruba Karate Cup, este viernes 15 de noviembre.

Su salida del país fue impedida con el argumento de no poseer la tarjeta de la vacuna contra la fiebre amarilla. Andrés Madera, representaría a la nación en Aruba, en busca de una medalla que diera continuidad a su preparación y seguir la búsqueda de puntos para alcanzar el cupo Olímpico a Tokyo 2020.

El atleta nacional contó lo sucedido durante las horas que estuvo en Maiquetía:

“Llegué al aeropuerto internacional de Maiquetia, a eso de las 4 de la madrugada, me piden el pasaporte, también me piden la tarjeta de la vacuna de la fiebre amarilla, que es la que he usado toda mi vida para viajar y cumplir con mis compromisos en el extranjero. De hecho hace poco viaje a México, y no hubo ningún problema para ingresar al país antes mencionado. La chica de la aerolínea me tiene una hora esperando. Luego llegó uno de los encargados del evento de Aruba, que tenía la misma tarjeta de vacuna que yo, para hablar por mí; explicándole que yo soy un atleta, y que también era la imagen del evento, además se le explicó que yo iba como invitado especial. Luego de este episodio me dejan pasar.”

“Cabe destacar que en varias oportunidades le ofrecí disculpas a la representante de la aerolínea, por si en algún momento, ella había sentido que yo la había ofendido. Sin embargo, ella nunca cambió su postura.”

“Cuando voy a pasar a migración, me envían un guardia, y me devuelven al counter de Copa. Y el guardia me dice que me va a revisar la maleta porque yo tenía un mal comportamiento. Yo jamás me negué al procedimiento. Me volteó la maleta y le dije que por favor tuviese cuidado con mis karateguis, porque son mis uniformes de competencia.” a lo que no mostró ningún respeto. A partir de ese momento hubo un intercambio de palabras. Le advertí que si intentaba violentarme, yo me defendería. Cuando  por fin voy a abordar el avión, en compañía del organizador del evento y un árbitro con Licencia Mundial, otra representante  de la aerolínea, se acerca muy apenada, informándome que no podía abordar el vuelo.”