El director, actor y dramaturgo inglés, figura máxima del teatro británico del siglo pasado, pionero del teatro experimental y difusor de la obra de Shakespeare, se impuso ante 40 personalidades de las artes, de 17 nacionalidades, que optaban por el galardón

El dramaturgo inglés Peter Brook, pionero del teatro experimental británico y una de las figuras teatrales más importantes del pasado siglo por el carácter innovador de sus montajes, ha sido distinguido este miércoles en Oviedo (norte de España) con el Premio Princesa de Asturias de las Artes 2019.

Brook obtuvo el galardón de las Artes, al que optaban 40 candidaturas de 17 nacionalidades, y ha sido el primero en fallarse de los ocho premios que anualmente concede la Fundación Princesa de Asturias y que este año cumplen su XXXI edición.

Es considerado uno de los mejores directores de teatro vivos del Reino Unido, por su audaz representación de Shakespeare y su contribución a la vanguardia escénica del siglo XX.

Afincado en París desde la década de los 70, Brook, de 94 años, ha ganado numerosos premios en distintos países, incluidos varios Tony y Emmy, mientras que en 1995 recibió la Legión de Honor francesa y en 1998 el título de Compañero de Honor de la reina Isabel II.

Conocido por su personal visión y experimentación en el escenario, en 1945 dirigió su primera obra de William Shakespeare (1564-1616), El rey Juan, para el Birmingham Repertory Theatre (centro inglés), tras estrenar Doctor Fausto, de Christopher Marlowe, en Londres en plena segunda Guerra Mundial.

En 1947 se trasladó a Stratford-upon-Avon, ciudad del bardo y sede de la Royal Shakespeare Company (RSC), donde fue ayudante de dirección de “Romeo y Julieta”, entre otras funciones.

Entre ese año y 1950 fue director de producciones en la Royal Opera House londinense, donde firmó una controvertida versión de la Salomé de Richard Strauss, con decorados de Salvador Dalí, y otra de la La Bohéme de Puccini con “atrezzo” de 1899.

Con la RSC, que dirigió durante dos décadas desde 1962, produjo la primera representación en inglés de Marat/Sade en 1964, que un año después trasladó con gran éxito al Broadway neoyorquino, lo que le valió el Tony al mejor director y obra.

Al frente de la compañía shakespereana, dirigió con gran éxito las principales obras del dramaturgo isabelino, desde Hamlet (1955) al Rey Lear (1962), Titus Andronicus (1955) o La tempestad (1957).

Influido por el autor francés Antonin Artaud y su Teatro de la crueldad y por la radical directora inglesa Joan Littlewood, Brook contribuyó al desarrollo de la vanguardia teatral del siglo XX con la introducción en el Reino Unido de obras de Jean Cocteau y Jean Paul Sartre.

Buscando más libertad expresiva, en 1970, con Micheline Rozan, fundó en París el Centro internacional de investigación teatral, una compañía multinacional de artistas que viajó por Oriente Medio y África y que en 1974 se ubicó en el teatro Bouffes du Nord.

El inglés fue su director artístico durante más de tres décadas, hasta que en 2008 anunció su marcha en 2011, después de un periodo de transición para pasar el relevo a Olivier Mantei y Olivier Poubelle.

En 1985, Brook dirigió una adaptación del poema épico indio Mahabharata, que posteriormente se adaptó en una miniserie y que le valió múltiples elogios y también alguna crítica, por su presunta visión orientalista del subcontinente asiático.

En 2015, recuperó el universo de esta obra en Battlefield, una nueva producción para el teatro Old Vic de Londres, en colaboración con Jean-Claude Carrière y Marie-Helene Estienne.

Otra producción destacada fue, en 2005, Tierno Bokar, basada en la vida del místico maliense de ese nombre, en la que exploró el mensaje de tolerancia y amor universal del maestro espiritual musulmán.

Durante su carrera, Brook ha colaborado con numerosos colegas, entre ellos los actores Paul Scofield y Glenda Jackson; diseñadores como Georges Wakhévitch y autores como Ted Hughes y William Golding.

El director del museo de Bellas Artes de Bilbao, Miguel Zugaza (c), presidente del jurado, en el momento de leer el fallo del jurado del Premio Princesa de Asturias de las Artes 2019

Intelectual y polifacético, también escribió el guión y dirigió películas como El señor de las moscas (1963) y El rey Lear (1971).

Peter Brook nació en Chiswick, en el oeste de Londres, el 21 de marzo de 1925, el segundo de los tres hijos de Simon Brook e Ida Jansen, emigrantes judíos procedentes de Latvia.

Educado en las elitistas Westminster School y Magdalene College de la universidad inglesa de Oxford, mostró aptitudes para el teatro desde pequeño, y se cuenta que a los 7 años presentó ante su familia una versión de Hamlet en la que interpretaba todos los papeles.

En 1951 se casó con la actriz Natasha Parry, fallecida en 2015, y tiene dos hijos, Irina, actriz y directora, y Simon, director.