El famosísimo complejo que emula un parque de diversiones, en el cual el Rey del Pop decidió pasar el resto de su vida, esconde escándalos y abusos que han sido, probablemente, la causa que ha reducido su precio de venta en más de 70%. El caso volvió a la palestra con el anuncio de la emisión del documental “Leaving Neverland” 

De 100 millones de dólares a tan solo 31 fue reducido el precio de Neverland, el emblemático rancho, convertido en parque de diversiones por el Rey del Pop para ser su hogar.

La información, la dieron a conocer los herederos del cantante y bailarín, junto a miembros del fondo de inversión Colony Capital, quienes son propietarios del inmueble, reseñó EFE.

The Hollywood Reporter

Este famoso complejo de 1.100 hectáreas situado en el valle de Santa Ynez (California, EEUU) se puso a la venta por primera vez en 2015 con un precio de 100 millones de dólares.

Dos años después, los dueños de Neverland lo abarataron hasta los 67 millones de dólares.

Esta nueva reducción del precio del rancho de Jackson, que falleció en 2009 a los 50 años por una sobredosis de medicamentos, llega en plena polémica en Estados Unidos por el documental Leaving Neverland, que emitirá HBO este fin de semana y que, a lo largo de cuatro horas, explora las acusaciones de abusos sexuales contra el cantante.

The Hollywood Reporter

“En el apogeo de su fama, Michael Jackson comenzó una larga relación con dos chicos, de 7 y 10 años, y sus familias. Ahora ya en la treintena, estos cuentan la historia de cómo fueron objeto de abusos sexuales por parte de Jackson”, dice la sinopsis del filme en la web del Festival de Sundance, donde se estrenó el documental en enero.

Jackson fue absuelto en 2005 en un juicio en el que se le acusaba de haber abusado de un joven, mientras en 1994 llegó a un acuerdo económico fuera de los tribunales con la familia de otro chico que lo señalaba por el mismo delito.

The Hollywood Reporter

La familia de Michael Jackson ha criticado duramente a Leaving Neverland desde que se estrenó en Sundance y en febrero presentó una denuncia en la Corte Superior de Los Ángeles (EEUU) contra HBO.

Dan Reed, director del documental, reaccionó en enero a las críticas asegurando que si algo se ha “aprendido durante este momento en la historia es que el abuso sexual es complicado y las voces de los supervivientes necesitan ser escuchadas”.