Falleció en Managua este domingo 1 de marzo. Tenía 95 años y creía en la resurrección. El papa Juan Pablo II lo reprimió públicamente en 1983

El poeta nicaragüense Ernesto Cardenal, una de las figuras clave de la Teología de la Liberación, murió este domingo 1 de marzo en Managua a causa de problemas renales y del corazón.

Cardenal tenía 95 años de edad.

Su poesía estuvo muy vinculada con la Revolución Sandinista, que en 1979 derrocó a la dictadura de Somoza con Daniel Ortega a la cabeza, recordó el diario El País. Su relación con la política hizo que el Papa Juan Pablo II lo amonestara públicamente cuando visitó Nicaragua en 1983, en plena era sandinista. Fue el papa Francisco el que le levantó, en febrero de este año, la suspensión a divinis (prohibición de administrar los sacramentos) que Juan Pablo II le impuso en 1984.

En 2007, cuando Daniel Ortega regresó al poder, comenzó otro calvario para Cardenal, con lo que calificó como persecución judicial en su contra.

“Soy un perseguido político en Nicaragua. Perseguido por el Gobierno de Daniel Ortega y su mujer (Rosario Murillo), que son dueños de todo el país, hasta de la justicia, de la Policía, y del Ejército. No te puedo decir más, porque esta es una dictadura”, declaró el poeta a El País en 2017.

En esa entrevista, Cardenal habló sobre la muerte: “Cada vez estoy más cerca, pero al mismo tiempo pienso que la muerte no es definitiva; creo en la resurrección”.

Cardenal junto a Alí Primera a al izquierda y trovador uruguayo Daniel Biglietti a la derecha, Managua 1983.