El hijo mayor del maestro Juan Vicente Torrealba -Carlos Vicente Torrealba-, recibió el homenaje a quien ha dedicado su vida a componer y divulgar el patrimonio nacional a través del dominio de varios instrumentos, el arreglo y dirección de numerosas composiciones, las cuales han sido interpretadas por infinidad de agrupaciones folklóricas y orquestas sinfónicas, tanto a nivel nacional como internacionalmente

La Universidad Pedagógica Experimental Libertador (UPEL), confirió el Doctorado Honoris Causa al compositor y arpista venezolano Juan Vicente Torrealba como reconocimiento a su trayectoria profesional y su aporte a la cultura nacional.

La UPEL, conocida como la Universidad de Los Maestros, que forma a profesores en la especialidad de Música, y además como institución educativa que enaltece los valores nacionales y honra a las altas figuras de la educación, la cultura y la ciencia, entregó el Doctorado Honoris Causa al maestro Juan Vicente Torrealba durante un acto que se realizó en el Rectorado de esta Institución, ubicado en el Parque del Oeste, en Catia.

Esta alta distinción fue recibida con orgullo y emoción por Carlos Vicente Torrealba, hijo del músico que recientemente celebró 102 años de vida.

El acto de conferimiento estuvo presidido por el rector de la UPEL, Raúl López Sayago, junto a los miembros del Consejo Universitario.

Con esta distinción, la UPEL rinde homenaje a uno de los músicos más importantes de todos los tiempos, quien a lo largo de más de 80 años ha contribuido a difundir la cultura venezolana dentro y fuera del país.

El Maestro Juan Vicente Torrealba ha dedicado su vida a componer y divulgar el patrimonio nacional a través del dominio de varios instrumentos, el arreglo y dirección de numerosas composiciones que han sido interpretadas por él junto a su grupo Los Torrealberos, agrupaciones folklóricas y orquestas sinfónicas. Es autor de más de 300 composiciones y más de 300 discos. Su música y trabajo son ampliamente conocidos y valorados en Latinoamérica.

Este caraqueño de nacimiento, pero llanero de alma y corazón, ha plasmado su huella en la música nacional, al estilizarla y ser el primer venezolano que amplificó una guitarra en el país. Su tema Concierto en la Llanura (1948) es un pasaje estilizado de identificación de los artistas venezolanos, que se convirtió en tema de ejecución para la obtención de la licenciatura en arpa en México y Paraguay.