Justo dos días después de que la banda de EE.UU se presentará en El Poliedro de Caracas, hubo un intento de derrocar a Carlos Andrés Pérez, lo que ocasionó que un concierto en Colombia tuviera una serie de eventos que lo llevó al desastre

Un grupo de empresarios colombianos se arriesgó en 1992 en llevar a la que sería en ese momento la banda más grande del mundo, Guns N’ Roses, que llegó a Colombia como parte una gira mundial de su disco Your Illusion I, y terminó convirtiéndose en lo que se conocería como una de las anécdotas más salvajes del rock en Suramérica​​. 

El 25 de noviembre de 1992, Guns se había presentado en Venezuela en El Poliedro. Para una generación fue su primer concierto de rock, para otros el mejor concierto de sus vidas. A un costo de 2500 bolívares por entrada, 45.000 personas en un estacionamiento y un Conde del Guacharo con una peluca, cuatro en mano y una imitación de Axel Roses como telonero.

Una fotocopia de como El Nacional reseñó el concierto de la banda.

Recordado como uno de los momentos más trascendentales en la cultura pop y alternativa de Venezuela, tuvo un giro histórico dos días después. La banda tenía planificado tocar en la capital del vecino país el viernes 27 y el sábado 28, sin embargo, el 27 de noviembre de 1992 se llevó a cabo un intento infructuoso de golpe de Estado en Venezuela contra el gobierno del entonces presidente Carlos Andrés Pérez, apenas nueve meses después de un primer intento en febrero del mismo año.

Los nombres más destacados de este intento fueron Hernán Grüber Odremán, Luis Enrique Cabrera Aguirre, Luis Reyes Reyes, Francisco Visconti Osorio; y los partidos políticos Bandera Roja y Tercer Camino.

El movimiento de las tropas rebeldes se inició a las 11 p.m., del día anterior, jueves 26 de noviembre, con el objetivo principal de capturar al presidente constitucional Carlos Andrés Pérez, y de establecer una junta cívico-militar como gobierno de transición, además de la liberación de Hugo Chávez, quien estaba encarcelado desde meses antes por el golpe del 4 de febrero de aquel año.

Una de las imágenes recordadas de la mañana del 27 de noviembre. Un grupo de soldados sostiene un enfrentamiento en la sede de Venezolana de Televisión, a la derecha un vigilante que fue asesinado por los insurgentes al Gobierno de Carlos Andrés.

“Yo tenía todo listo. Mi teléfono sonó el 27 a las seis de la mañana, me informan del golpe en Venezuela y me dicen que el equipo de la banda no pudo salir del país. Ahí me di cuenta que estaba jodido”, dijo Julio Correal, uno de los empresarios del concierto en Bogotá, en una entrevista a Vice en 2019.

La acción militar en contra de CAP ocasionó que no llegara todo el equipo de la banda. Según Correal, lo más importante era el techo de la tarima, lo que impidió que se realizará la fecha del 27 y solo sería única función el 28.

EL Diario colombiano El Tiempo tituló: Con dificultad, Pérez controló golpe, mientras en la parte derecha del rotativo se ve una nota que explicaba la situación del concierto de los Guns N´Roses.

Eso desencadenó en una serie de fallas que llevaron al concierto en convertirse en un autentico desastre. El aforo del concierto alcanzaba los 40.000 asistentes. Muchas de las entradas se vendieron en las tiendas de Azúcar, Discos La Rumbita, Discorama y las taquillas del estadio. Algunas también se entregaron en la sede de la emisora ‘88.9 Súper Estación’, con cerca de 5.000 binoculares hechos en cartón. El precio de la boleta más barata era de 25.000 pesos.

Justo la noche del concierto en Bogotá, el pronóstico del clima no era prometedor y el temor de lluvia estaba presente, sumado a que los organizadores no resolvieron el techo para la tarima, fue cuestión de tiempo para que las gotas empezaran a caer sobre el estadio El Campín.

Y eso fue al momento que la banda tocara una de sus canciones más famosas, ‘November Rain’ del álbum Use Your Illusion I’. Precisamente, mientras Axl tocaba el piano y Slash lo acompañaba con la guitarra, empezó a llover y llenarse de agua los amplificadores y consolas de audio. “No se preocupen, nosotros volvemos”, dijo Axel al publico antes de bajarse de la tarima.

Captura de pantalla de una metraje del concierto en El Campin, justo durante la interpretación de November Rain.

Correal recuerda que decidió constar si era cierto que la banda de EE.UU se volvería a montar en tarima, pero los integrantes subieron a una camioneta y dejaron el estadio con la compañía del esquema de seguridad. Afuera, quienes no alcanzaron a entrar y querían escuchar el concierto se enfrentaron con la policía.

En los disturbios que se generaron afuera del escenario, se rompieron vidrios de los negocios y casas cercanas y la policía entregó un balance de doce oficiales heridos. Los empresarios fueron informados de que el comandante de la Policía, en la seguridad del concierto, sufrió un infarto durante un recorrido por los alrededores del recital.

Al día siguiente la prensa colombiana se hizo “un festin”, con los hechos de violencia durante la aventura en Colombia de los Guns N´Roses.

La banda había llegado al aeropuerto de El Dorado, pero ellos no se salvaron porque uno de los socios del concierto era capitán de la aviación, así que llamó a la torre de control del Aeropuerto. Informó que el avión de los Guns estaba cargado de droga y justo al despegar cerca de las 3 de la mañana fueron requisados por las unidades antinarcóticos de Colombia. “No si, eso fue una hijoeputada de esos manes. Fueron requisados justo antes de despegar”, sentenció Correal.