La modelo venezolana, Michell Roxana, abrió con su participación el telón de la Semana de la Moda de Nueva York en la edición de 2022; que inició el 10 de febrero y durará hasta el 16

Michell Roxana dejó al público presente hipnotizado al desfilar con un hermoso y elegante vestido diseñado por Bárbara Castellanos; en colaboración con la modista internacional Giannina Azar. La modelo venezolana lideró el carrusel del show junto a 20 modelos internacionales y cerró el desfile con las modelos venezolanas Georgina Mazzeo y Bárbara Castellanos.

A través de sus redes sociales Michell ha mostrado el backstage del evento. También su andar en una de las pasarelas más importantes del mundo.

Ella aseguró sentirse muy emocionada por su participación; regresará a todo el esplendor de esta cita y tendrá la oportunidad de trabajar para reconocidas marcas y dará todo lo mejor de sí, para dejar el nombre de Venezuela muy en alto.

Michell Roxana invitó a las personas a vivir la experiencia con ella, a través de sus redes sociales. Aseguró que se darán muchas sorpresas en torno a su participación. Aseveró que este año va a trabajar con importantes iconos de la moda mundial y le gustaría compartir su alegría con todos sus seguidores.

Tomando el testigo de las grandes pasarelas internacionales que se han encargado de abrir el calendario de este año con la organización de sus respectivas Semanas de la Moda reservadas a las propuestas masculinas; la New York Fashion Week abre sus puertas actuando a modo de bisagra entre esas respectivas ediciones de las Semanas de la Moda de Milán y París, y las próximas que arrancarán a partir de este mismo mes de febrero. Tras esta última edición de la pasarela neoyorquina comenzaremos a dar paso a las próximas Semanas de la Moda; reservadas a presentar las colecciones de moda femeninas para la próxima temporada Otoño/Invierno de 2022/2023. Un punto este cada vez más flexible, dado el creciente gusto de firmas, diseñadores y organizadores por abrazarse a unas estructuras cada vez más maleables; en algo que se ve reflejado tanto a la hora de organizar sus presentaciones como en el propio carácter de unas colecciones que no dudaron en abrazarse a la creciente tendencia inclusiva de las prendas “genderless”.