El espacio dedicado a la educación y diversión de los más pequeños de la casa se mantendrá abierto al público de lunes a sábado, de 9:00 de la mañana a 4:00 de la tarde y ofrecerá su programación regular

Este domingo 21 de julio (precisamente Día del Niño) fueron reabiertas las puertas del Museo de Los Niños, luego del cierre temporal motivado al hurto de los cables de alta tensión que alimentaban la energía eléctrica al edificio sede, también conocido como “la caja de colores”.

Al menos 600 personas asistieron al espacio que, por primera vez en 37 años desde su fundación, había sido cerrado durante una semana.

Rafael Briceño Sierralta

La información la ofreció a Contrapunto el Jefe de la Unidad de Educación del Museo de Los Niños, Darwin Sánchez, quien explicó que el hurto ocurrió en el sótano 2 de Parque Central, de donde fueron sustraídos al menos 300 metros de cable de alta tensión de 500 CMC.

“No sabemos quién fue, pero lo que sí sabemos es que tiene que ser alguien que sepa manipular cables que manejen esa potencia tan grande”, dijo.

Sánchez destacó la preocupación de la administración de este espacio que funciona únicamente con los ingresos de taquilla.

Rafael Briceño Sierralta

“Eso nos mantuvo bastante preocupados porque no contamos con los medios para adquirir esos cables”, añadió.

Luego de hecha la denuncia respectiva ante el  Cicpc, personal de Corpoelec llegó al museo. Trascendió que tanto el ministro de Cultura, Ernesto Villegas, como la ministra de Energía Eléctrica, Gabriela Servilia Jiménez Ramírez, se mantuvieron al pendiente de los trabajos de reemplazo de los cables.

Hoy, según informó Sánchez, se mantienen operativas las 600 instalaciones que dan vida al museo y que 3% de las instalaciones están cerrada, medida que responde a los estándares universales de mantenimiento o revisión de las instalaciones museísticas.

Agregó que, sin embargo, algunas áreas aún presentan pequeños inconvenientes en lo que a iluminación se refiere, más no implican problemas graves.

“Todavía tenemos que hacer el análisis completo de cuáles son los daños para empezar a repararlos, pero lo importante es que la mayoría de las exposiciones están operativas”, añadió.

Sánchez aprovechó la ocasión para agradecer al público que demostró su lealtad y apoyo a este espacio que forma parte de la cultura del caraqueño.

“El museo pudo hacer una medición del cariño, del afecto y de la trascendencia que tiene la institución a lo largo de estos 37 años, lo sabíamos, más no lo habíamos comprobado; las manifestaciones de cariño, de afecto, tanto de empresas, instituciones, estudiantes, maestros, amigos, han sido de verdad formidables”, expresó.

Rafael Briceño Sierralta

Sánchez hizo un llamado a las empresas e instituciones privadas que quieran y tengan la posibilidad de apoyar al museo para que se animen a hacerlo.