En el año 2019 le dijo a la agencia EFE, que lamenta la crisis que se vive en Venezuela que ha obligado a miles de personas a huir del país

El Willie viva de la Fania, La Salsa, la música latina y una época de bonanza en la región del caribe. De los padres de la salsa urbana, y uno de los principales responsables de la explosión de la música latina en Estados Unidos y en todo el mundo.

De origen puertorriqueño, William Anthony Colón Román nació en El Bronx en 1950, y desde su infancia mostró una gran capacidad para la música, llegando a triunfar no sólo como instrumentista de viento, sino también como cantante, compositor y productor, creando y participando en algunas de las composiciones más emblemáticas de la Fania, con canciones como El Gran Varón, Che Che cole y trabajando codo a codo con el gran Héctor Lavoe y también como lo hizo con Rubén Blades.

Como todo genio innovador, al principio fue criticado como músico, acusándolo de estridente, inarmónico y extraño. Pero haciendo gala de una fortaleza, elegancia y una convicción encomiables. Se bautizó a sí mismo como “el malo”, con el disco Lo Mato y Cosa Nuestra, hasta convertirse en uno de los músicos más respetados, influyentes y admirados.

Pero Colón también es “el malo” del mundo de la política, por haberse convertido en un defensor de Donald Trump y un referente de las ideas republicanas. Sabemos que en la actualidad hay que tener mucho valor y determinación para enfrentarse a la hegemonía de izquierda con ideas “proge”.

Aunque tiene canciones que son auténticos himnos para el colectivo homosexual latino, como por ejemplo “El Gran Varón”. Además, Willie Colón siempre destacó como líder comunitario, volcándose en la lucha por los derechos civiles, en particular de los latinos. Fue presidente de la Asociación de Artes Hispanos, miembro de la junta directiva de la Comisión Latina sobre SIDA, miembro de la Fundación Pro-inmigrantes de la ONU, y presidente de la Coalición para un Mejor Nueva York, entre otras iniciativas.

Pero aun así, no parece suficiente para la izquierda, que lo critica y acusa de “traidor a los latinos” por apoyar a Trump. Obviamente, esta hostilidad por parte de la izquierda se debe a que Willie Colón se ha convertido en un gran escollo para las intenciones del Partido Demócrata de monopolizar e instrumentalizar a la comunidad latina para su propio beneficio, como ha hecho con la comunidad negra.

“Solo en Estados Unidos se puede encontrar a un niño con tenis de $150, bebiendo una taza de café de $5, escribiendo en su teléfono celular de $1000 quejandose en las redes sociales de que está oprimido y que el capitalismo ha fracasado”, publicó en twitter.

Willie Colón sabe por experiencia que los valores de esfuerzo y superación, en el marco de la libertad y el capitalismo americano, son los que dan mejores resultados. No cree en las falsas e interesadas promesas de la izquierda sobre el socialismo, aunque lo llamen socialismo democrático, y compara los nefastos resultados de estas políticas en países como Venezuela.

Incluso en el año 2019 le dijo a la agencia EFE, que lamenta la crisis que se vive en Venezuela ,que ha obligado a miles de personas a huir del país, y afirmó que la única vía para una salida a esta grave situación es “sacar” del poder al mandatario Nicolás Maduro.

“Hay que sacar a Maduro, Maduro tiene que salir de ahí”, dijo el salsero en un coloquio la pasada noche que se extendió hasta cerca de la madrugada de este jueves con periodistas, músicos, directivos del Ministerio de Cultura, la primera dama de Panamá, Yasmín Colón de Cortizo, y el director de la Policía Nacional, Jorge Miranda.

En ese sentido,criticó de Maduro, que tiempo atrás Venezuela era un país de fuerte economía y un “mercado increíble”, pero que ahora todos sus amigos “que son artistas en verdad están sufriendo porque todas las promesas (del socialismo) son mentiras y el país está por el suelo”.