Alexey Minkin de 29 años, de nacionalidad rusa y Alexandra Dugarte, de 31 años, de nacionalidad venezolana, dos bailarines de talla internacional en pandemia se apartaron de los escenarios por el Covid 19, sin embargo, una maravillosa oportunidad e idea surgió de este suceso que paralizo al mundo; empezaron a generar contenido del día a día con un toque de danza y creatividad, sin duda cambiaron las tablas de los teatros por las redes sociales de YouTube, Instagram y Tik Tok.

Hoy en día esta pareja de artistas cuenta con 176k seguidores en YouTube, 375k en Tik Tok y 16,6k en Instagram, pero cómo empezó todo esto, qué fue lo que les motivo a generar este contenido tan creativo y a la vez cotidiano; Alexandra Dugarte nos cuenta: “el hecho de no hacer nada en casa durante la cuarentena, nos hizo sentir que nos estábamos volviendo locos, encerrados. Desde que éramos pequeños siempre nos hemos dedicado al arte específicamente al ballet todos los días y como no podíamos realizar nuestra vida diaria tratamos de canalizar nuestra energía en otro tipo de arte y explorar en otros medios”.

Sin duda el tiempo que poseían dentro de la cuarentena les permitió explorar nuevas formas de comunicación y expresión teniendo la oportunidad de subir contenido diario en las diferentes redes que manejan como el canal de YouTube que ya tiene dos años de creación y que han sido premiados con un Silver Award por haber llegado a más de 100k seguidores dentro de esta plataforma virtual.

Alexey Minkin nos cuenta como se realiza el contenido desde la casa y nos dijo lo siguiente: “nosotros no tenemos un estudio de grabación, ni la cámara más costosa para hacer producciones de video, todo lo hacemos en casa; entre los dos. Siempre buscando ideas en cosas comunes de uso diario. Es muy divertido tratar de ingeniarse juntos las ideas para crear videos que se vean bonitos, divertidos y creativos, sin necesidad de usar equipos profesionales o programas de edición costosos”.

Gracias a la creatividad y sobre todo a las ideas que día a día van surgiendo han tenido una buena acogida por parte de los internautas, encontrando un público totalmente diferente del escenario, hoy en día que las actividades se han reactivado un poco no han dejado de lado su comunidad en redes sociales, al contrario, lo han complementado con sus actividades dancísticas diarias contando y narrando detrás de este bello arte.