La historia de vida del venezolano Michele Marando no pasa desapercibida, porque a sus cortos 28 años ya tiene un repertorio de vivencias y experiencias dignas de ser contadas

Sería muy difícil solo narrar sus aventuras de camping que de por sí, son increíbles, realmente se hace necesario pasearnos rápidamente por otras perspectivas de su vida porque este joven nos regala una extraordinaria muestra de que la perseverancia es la madre del éxito y que en este país hay mucho talento y capacidad en áreas que creíamos olvidadas.

Este caraqueño de nacimiento, por razones familiares se fue de su país natal apenas culminó la primaria, realizó sus estudios en Hamilton, una pequeña población ubicada en el Sur de la provincia de Ontario, Canadá. Una vez con su título de bachiller en mano, se residenció en Miami, Estados Unidos, donde cursó estudios universitarios y en sus tiempos libres realizaba cursos de aviación, por lo que obtuvo prácticamente de manera simultánea los títulos de Licenciado y Piloto.

En otras tierras estaba logrando todo lo que se proponía, pero Marando no podía desligarse de sus raíces, algo en su interior le indicaba que su lugar estaba en Venezuela.

Desde muy jovencito Michele apostaba por su país, por eso, con ayuda de su padre logró empezar a importar materia agropecuaria, lo que le abrió el camino para llegar a convertirse tiempo después, en el proveedor número uno de línea blanca en este país y así se fortaleció su mente de mercader.

Debido a un abrupto descenso en la economía nacional por la conversión de divisas, muchos comerciantes se fueron a quiebra, lamentablemente Michele no puedo escapar de esa realidad pero eso no lo detuvo en lo absoluto, mostró tener gran temple, la misma que lo hizo aventurarse en la inauguración de un pequeño restaurante en Caracas al que llamó Cine Citta, el mismo que con el pasar del tiempo atravesó varias modificaciones hasta transformarse en uno de los súper mercados más surtidos de toda el área capital para lo que cuenta con más de 2000 metros.

Hace cuatro años empezó a viajar y fue enamorándose cada vez más de la naturaleza, de los majestuosos paisajes; sus primeros viajes fueron cortos, pero así empezó esta gran aventura llena de emoción, riesgos, adrenalina y orgullo.

En el año 2017, hizo su primer viaje a la Gran Sabana y quedó atrapado en la majestuosidad de esas tierras, tanto así que ese viaje lo repitió nueve veces en el mismo año y así nacieron esas ganas de explorar cada vez más, de aventurarse, de conocer lo increíble de nuestra geografía y es que no es difícil enamorarse de ese propósito porque éste país es ideal para hacer turismo, ya que cuenta con playas, montañas, llanos, selvas, lagos, ríos, médanos, fauna y flora exótica, y Michele se propuso enaltecer cada uno de esos paisajes de los que puedes disfrutar en su Instagram @michelemarandodp y demás redes sociales donde documenta sus increíbles vivencias, permitiéndole a sus seguidores acompañarlo en cada aventura como lo hacen sus dos inseparables compañeros, Luna y Drogo, un par de Golden Retriever que han viajado con él y disfrutan de jugar en el agua y de cada aventura inigualable.

Son miles y miles de kilómetros los que ha recorrido este joven overlander alcanzando maravillosos e innumerables éxitos que nos encantaría relatar uno a uno pero por ahora queremos destacar: Logró los tres objetivos claves de la expedición ¨El Valle de Arabopo¨, que fueron las tres cascadas: Kae, Millenium y Morok; Llegó hasta al sector norte del parque nacional Canaima en búsqueda de conquistar tres cascadas que nunca habían sido tocadas por el hombre, las cuales fueron nombradas como Kapüy Merú, Koachi Merú y Vion Merú (un dato curioso la cascada Kapuy se llama así porque significa Luna que es el nombre de una de sus mascotas ya mencionadas); realizó un viaje de 60 días llamado ¨La Vuelta a Venezuela¨ donde logró el objetivo de recorrer todo el país, los 23 estados incluyendo la zona en reclamación, gracias a este gran victoria, Cooper Tires USA, una de las compañías de cauchos más importantes de Estados Unidos, lo contactó para llegar a un acuerdo comercial ofreciéndole ser la imagen de esta marca para el continente suramericano, esto no es sólo un reconocimiento personal, sino también nacional, porque un venezolano está dejando huellas importantes en otras fronteras por el hecho de dar a conocer nuestro país.

Michele es incansable, por eso, a principios de este año abrió una tienda de camping para ofrecer todo lo necesario para acampar porque nadie más capacitado que él, para dar las mejores recomendaciones para los diferentes tipos o estilos de viaje y ayudar a prepararse a quienes están comenzando o quieren comenzar a viajar. Pero su tienda @areadecamping no lo aparta de las rutas, por eso, también a principio de año hizo una expedición en la que conquistó más de 10 cascadas en el estado Bolívar.

Debido a la pandemia, Michele tuvo que hacer una pausa forzada, pero tiene muchos planes en mente y nuevos retos que no nos queda dudas que los alcanzará todos porque este joven tiene a Venezuela en las venas y se nutre de sus paisajes.