La extorsión para evitar que algunos diputados apoyen a Juan Guaidó, la persecución y encarcelamiento de parlamentarios, la reforma del Reglamento de Interior y Debates, y los pronunciamientos del TSJ ponen sobre el escenario un cartel que dice “Veremos”

La dirección de la Asamblea Nacional (AN) este año recaería en manos de los partidos minoritarios de la oposición, según lo acordado al ganar la oposición la mayoría del parlamento el pasado 6 de diciembre del 2015. Sin embargo, desde hace algunos meses, buena parte de la oposición con el llamado G4 a la cabeza, decidió que Juan Guaidó debería estar al frente del próximo periodo legislativo.

Ahora la situación cambió con la supuesta compra de algunos diputados para evitar que Guaidó esté al frente del Poder legislativo, las denuncias de corrupción dentro de la Comisión de Contraloría de la AN, la persecución, encarcelamiento, exilio de algunos parlamentarios y la anulación constante de las decisiones del Parlamento por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Por esa razón, la incertidumbre reina dentro del tema parlamentario y la reelección del actual Presidente de la Asamblea Nacional se encuentra en “veremos”.

Sin embargo, Stalin González, segundo vicepresidente de la AN, aseveró el pasado viernes 3 de enero que “Juan Guaidó va a ser reelecto presidente de la Asamblea Nacional” con los diputados que estén presentes durante la sesión especial del próximo domingo.

Asimismo, el cardenal Jorge Urosa Savino recordó la necesidad de cumplir el estatuto para la transición aprobado por el Parlamento y llamó a los diputados a “deponer intereses personales y grupales”.

Condiciones para elegir al Presidente de la AN

Para elegir al próximo presidente del órgano Legislativo se requiere la aprobación de 84 parlamentarios, cifra con la que cuenta la oposición, pero que se ha visto mermada debido al allanamiento de la inmunidad parlamentaria de algunos diputados, situación que los llevó al exilio o clandestinidad.

Como salida para defenderse de los ataques y medidas coercitivas del Gobierno de Nicolás Maduro, el Poder Legislativo aprobó la Reforma del Reglamento de Interior y Debates de la AN donde se permite recurrir a las tecnologías de la información y las comunicaciones para la votación electrónica de los diputados que no pueden asistir a la sesión del próximo domingo.

El presidente de la AN, Juan Guaidó, llamó a la comunidad internacional a respaldar esta medida debido a que Nicolás Maduro busca “quebrar el quórum que permitiría la continuidad de mi gestión en la Presidencia del Parlamento y consecuentemente en la Presidencia encargada de la República”.

No obstante, esta medida también fue anulada por el TSJ el pasado 19 de diciembre, cuando el máximo tribunal del país “declara la nulidad absoluta y carencia de efectos jurídicos de la reforma parcial del Reglamento Interior y de Debates de la Asamblea Nacional”, según la ponencia leída ante la prensa por el magistrado Juan José Mendoza, presidente de la Sala Constitucional del organismo.

Finalmente, Guaidó exhortó a la comunidad internacional a estar atentos al 5 de enero y de los acontecimientos que podrían generarse, así como a validar las decisiones que se tomen en el ente Legislativo.