Apenas 12 años bastaron para que Andrea Ávila conociera su norte: La pastelería. Hoy, 20 años después, ha logrado saborear el éxito de la mano de su empresa “Cotton Candy”, misma que la ha llevado a alcanzar los estándares más altos de Estados Unidos.

“Más allá de una venta, es dar felicidad a través de deliciosos sabores que serán parte de momentos especiales en familia”, comentó Andrea, quien es radiólogo y abogado de profesión, pero su pasión la encontró en la pastelería.

Actualmente, “Cotton Candy” está presente en más de 10 establecimientos en la Florida Central, lugar donde reside Andrea junto a su familia, quienes también apoyan en su emprendimiento.

Sobre la diferencia entre otros emprendedores venezolanos, asegura: “Trabajar con pasión por lo que hago. Llevo años formándome para lograr ofrecer productos de calidad que puedan gustarle a todo tipo de público. En conclusión, la felicidad… lo que hago me hace inmensamente feliz y eso lo transmito a cada uno de mis clientes”, agregó la empresaria venezolana.

Andrea a través de Cotton Candy (@cottoncandybyandrea) busca conquistar el paladar de diferentes culturas para así trascender en el mercado y dejar la bandera venezolana en lo más alto “gracias a nuestros sabores tradicionales”.