Un buen truco para que tu casa no se ensucie demasiado es peinar al animal en el parque o el campo, además que se le retira el pelo muerto

Tener un perro en casa nos aporta muchas cosas positivas, pero también tiene sus inconvenientes. Sin duda,

Una de las principales desventajas de tener un perro como mascota es que suelen dejar sus pelos por todas las partes de la casa. Sin embargo, aquí hay algunas recomendaciones para que la casa se mantenga siempre libre de pelos.

Lo primero es el debido aseo del animal. La clave principal para no encontrar pelos de perro por toda la casa (en el suelo, en la alfombra, en el sofá, en la ropa…) es seguir unas pautas de higiene adecuadas. Así, los perros de pelaje complicado deberán acudir al peluquero, al menos, una vez al mes. En cambio, los que tienen el pelaje corto o mediano, deberán someterse a cepillados de forma regular para eliminar el pelo muerto, además del polvo y la suciedad.

Otro aspecto importante, es la limpieza. Por mucho que se lleven rutinas de higiene, el perro soltará uno que otro pelo. Por eso, es importante barrer y aspirar la casa a menudo. De hecho, lo ideal es aspirar el suelo cada día, sin olvidarse de las alfombras y los sillones. Por otro lado, se recomiendan las aspiradoras antiácaros.

Y si el problema de los pelos es muy grave, es recomendable utilizar máquinas a vapor a presión.