En el año 2019 México se convirtió en el primer país del mundo en recibir de la OMS la validación oficial de país libre de rabia humana transmitida por perros

La erradicación de la rabia humana de origen canino en el conteniente americano cada vez está más cerca según se indican los últimos datos de la Organización Panamericana de la Salud (OPS/OMS).

“En nuestro continente se ha logrado reducir en casi el 98% la incidencia de la rabia humana transmitida por perros, con un registro de 300 casos en 1983 a solo 3 casos en 2019”, destacó Ottorino Cosivi, director del Centro Panamericano de Fiebre Aftosa y Salud Pública Veterinaria (PANAFTOSA) de la OPS.

Cosivi considera que ese logro “ha sido posible gracias a la solidaridad entre los países, el intercambio de lecciones aprendidas, la identificación y priorización de riesgos, así como las acciones de monitoreo y vigilancia epidemiológica en personas y reservorios”.

Debido a su letalidad y a la no existencia de una cura, la rabia es de extrema importancia para la salud pública. A nivel mundial, 60.000 personas mueren cada año por esta enfermedad, principalmente en Asia y África. Sin embargo, puede ser eliminada en su ciclo urbano, donde es transmitida por perros y gatos, a través de medidas eficientes de prevención como la vacunación animal, la educación sanitaria y la atención médica con el tratamiento preventivo en personas agredidas por animales, remarca la OPS/OMS.

La eliminación de la rabia humana de origen canino, prevista en América para el 2022, está muy cerca. PANAFTOSA recomienda asegurar el acceso oportuno a la profilaxis pre y post exposición al 100% de las personas agredidas por animales sospechosos, así como mantener una alta cobertura de vacunación canina y felina, eficiente vigilancia epidemiológica, sensibilizar a la comunidad, e impulsar acciones para prevenir la reintroducción en países donde ha sido controlada.