Desde que abrió su primera red social supo cosechar un séquito de fanáticos y en poco tiempo se convirtió en una celebridad de YouTube con más de 13 millones de subscriptores. Google le otorgó el botón de diamante por haber alcanzado altas cifras como creador de contenido digital.

Nació en la localidad misionera de Concepción de la Sierra, Argentina, tras culminar sus estudios secundarios se mudó a Rosario para estudiar arquitectura. En principio esa era su idea, hasta que descubrió su verdadera pasión: hacer videos en YouTube.

A partir de ahí, su trabajo lo llevó a vivir en México y Colombia. Incursionó en la actuación, pero su pasión como creador de contenido digital pudo más. “Desde que inicié a hacer contenido supe que esto era lo que me gustaba hacer. Al principio comenzó como un hobbie, cuando tenía 17 años yo miraba creadores de afuera, más que nada de Estados Unidos y me decía a mí mismo ‘yo quiero hacer eso’”, recuerda.

Para su cumpleaños pidió de regalo a sus padres una cámara, sin que estos supieran que era para hacer videos porque “se moría de vergüenza”. Ellos se esforzaron por cumplir su deseo y fue con esa cámara que comenzó a grabarse a escondidas y publicarlo en Youtube.

“Yo vengo de un hogar normal, mis viejos siempre trabajaron día y noche para que no faltara un plato de comida en la mesa para mí y mis hermanos. Por eso valoro mucho y siempre voy a estar agradecido por el esfuerzo que hicieron para comprarme esa cámara porque gracias a eso hoy por hoy soy creador de contenido”, reconoce.

Actualmente, Alejo tiene 25 años y es una de las celebridades de internet más populares con una suma total de 23 millones de seguidores entre todas sus redes sociales. Su canal de YouTube tiene más de 13 millones de suscriptores y cada uno de sus videos superan millones de reproducciones, incluso Google le otorgó el botón de diamante por haber alcanzado esas cifras.

Usuarios de diferentes países del mundo esperan con ansias sus ocurrencias. “Me pareció muy loco cuando me pidieron la primera foto, recuerdo que fue como en el 2014, había comenzado hacía pocos meses en las redes. Fue emocionante sentir que detrás de un número en la pantalla había personas de carne y hueso a las que yo podía comunicar y poder brindar alegría”, enfatiza.

Ante la pregunta de cómo se lleva con la popularidad, responde muy seguro que nunca ha sido un inconveniente y cree que es una de las partes más lindas de hacer lo que hace. “Salir a la calle y encontrarme con las personas que me siguen, escuchar sus comentarios, saber que les gusta lo que hago y que les genera emoción, me llena de satisfacción y me da ánimos para cada día continuar haciendo más y mejor contenido”, expresa.

En referencia a sus ambiciones, el youtuber cuenta su secreto: “Más que tener metas y ambiciones me esfuerzo porque el hoy sea mejor que el ayer, y compito conmigo mismo, creo que esa ha sido mi clave del éxito, trabajar en silencio haciendo lo que más me gusta y que los resultados hablen por sí solos”, sostiene.

Las claves de su éxito

El éxito no vino solo para Alejo, por el contrario, fue a base de esfuerzo, trabajo y dedicación. En el año 2016 participó en la exitosa serie juvenil Kally’s Mushup de Nickelodeon, donde ganó popularidad y reconocimiento, pero su mayor logro lo consiguió a través de la plataforma streaming en la que realiza contenido diario y se distingue por proponer tendencias que causan furor.

“Soy muy autodidacta, y al no tener muchos amigos cuando era chico, estando casi siempre solo, me ayudó a tener tiempo de aprender muchísimas cosas como editar videos, diseñar, usar todo tipo de programas que me permitieron comenzar en este mundo”, confiesa.Su canal de YouTube lidera el ranking entre los más visitados y es el elegido principalmente por adolescentes, pero está orientado a toda la familia. Aunque la mayoría de su público está entre los 13 a los 17 años, procura hacer un contenido que pueda ser disfrutado por chicos y grandes. “He recibido muchos comentarios de familias que eligen ver mi contenido todos juntos”, menciona.

En 2018 se animó a traspasar la pantalla y subirse al escenario del teatro Ópera de Buenos Aires con You Musica Live, una obra que comenzó en las redes y terminó sobre las tablas. Ese mismo año, fue invitado por Nickelodeon a participar de los premios Kids’ Choice Awards realizados en Los Ángeles, Estados Unidos, representando a Argentina. Además fue reconocido con el premio al Mejor Youtuber del Año en la entrega de los Martín Fierro Digital de 2019.

Más allá de las fronteras: su trabajo lo llevó por el mundo

Cuando decidió dejar Rosario y mudarse a la gran ciudad a probar suerte, la gente lo reconoció y gustaba de su contenido. Fue en 2015 que le llegó un correo. “Era el Ministerio de Turismo de Israel que le gustó lo que hacía y me propusieron llevarme por una semana a Tel Aviv y Jerusalén para promover el turismo de allá y mostrar ese país”, comenta.

Gracias a las giras y presentaciones conoció países como México, Perú, Colombia y ya casi toda Latinoamérica. A finales del 2017, Alejo decidió irse a vivir a Ciudad de México con el objetivo de acercarse más a la industria internacional de creadores digitales, realizar contenido de valor y ampliar las fronteras geográficas.

Sin embargo, la ambición pudo más y a mediados de 2018 se radica en Colombia con la intención de internacionalizar más su carrera. Además de México y Colombia, recorrió Perú y Paraguay con shows junto a otros creadores de contenido digital.

Todo esto no hubiera sido posible sin el apoyo de su familia. “Siempre me apoyaron con todo este mundo, aunque al principio supongo que les parecía raro. Cuando les dije que quería dejar la universidad casi se mueren. Ya había cursado todo un año y rendí todas bien, pero algo en mí me decía que eso no era del todo lo mío, por eso decidí abandonar”, admite.

Sus padres lo apoyaron, pero le dijeron “si quieres dejar la facultad déjala, pero ponete a buscar un trabajo porque no te vamos mantener si no estás estudiando algo”. Como Alejo no ganaba nada de las redes en ese entonces, repartió currículos, pero sin éxito.

“Esa fue la energía detonante para saber que debía dedicarme solo a hacer contenido, mi familia me apoyó siempre y hoy por hoy considero que el éxito alcanzado no es solo mío, sino un trabajo en equipo lleno de amor y sacrificios junto a ellos”, concluye.