La advertencia del secretario de Estado se enmarca en las presiones de Washington sobre sus socios occidentales desde que empezó su disputa con China

El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, advirtió a sus socios europeos que cambiará su “conducta” respecto a la información que comparte con ellos si no toman medidas contra el gigante tecnológico chino Huawei.

Pompeo realizó las declaraciones durante una rueda de prensa en Berlín junto al ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas, en la que se abordó la relación con China y las disputas que Washington mantiene con Pekín en el ámbito comercial.

“Tendremos que cambiar nuestra conducta porque no podemos permitir que información de ciudadanos particulares de EEUU o datos de seguridad nacional atraviesen redes que no percibimos como fiables”, aseguró Pompeo.

Su advertencia se enmarca en las presiones de Washington sobre sus socios occidentales desde que empezó la disputa con China en torno a Huawei. Hasta ahora, la UE no ha vetado a la compañía china que ofrece un producto muy competitivo para el desarrollo de la tecnología 5G, a diferencia de a países como Australia que sí lo hicieron.

Explican los expertos que la red 5G es el más novedoso estándar de transmisión de datos a través de internet, con una velocidad muchísimo mayor que el actual 4G, lo que serviría de base para el desarrollo de infinidad de productos, servicios y aplicaciones como, por ejemplo, los carros autónomos.

La “estrategia” de EEUU es impedir que la información estadounidense acabe “en manos del Partido Comunista Chino”, explicó Pompeo. El primer paso es asegurar sus redes nacionales; el segundo, instar a sus socios a que hagan lo mismo.

Se trata de “mitigar riesgos” de seguridad y, en el caso de Huawei la única forma de hacerlo es rompiendo relaciones con el gigante chino.

La “tecnología del futuro”, concluyó Pompeo, necesita “valores occidentales”.

El ministro de Exteriores alemán, por su parte, reconoció tan sólo que su Gobierno tiene “dudas” respecto a ciertas prácticas comerciales de China.

Pompeo estuvo en Berlín para saldar la cuenta pendiente que dejó hace unas semanas, cuando por sorpresa canceló una visita para viajar a Irak.