La adopción de mascotas se torna difícil actualmente por el alto costo de los alimentos y vacunas, no obstante para los amantes de los animales que no puedan acoger uno, existe la alternativa de apadrinarlos

El equipo de Contrapunto conversó con varios proteccionistas de animales y encargados de refugios para conocer la labor que realizan, y cómo mantienen su labor frente a la situación económica venezolana que afecta también a las mascotas.

En este especial de Contrapunto, el lector encontrará opciones para alimentar a sus mascotas y cómo ayudar aquellos que se encuentran en un refugio esperando por una familia que les brinde amor y protección. 

El Refugio Mi Gema, ubicado en El Hatillo, opera desde 2007 y es atendido por su presidenta Maryamm Medina, abogada de profesión, quien con mucho amor por los animales se dedica con ahínco al bienestar estas criaturas. Ella no sólo cobija perros y gatos, también protege a caballos, acures y hasta un zamuro.

Medina señaló que, aunque Dios le da la fortaleza y le abre los caminos para salvar las vidas de los animalitos, se hace cuesta arriba mantenerlos porque necesita medicamentos, la mayoría de los huéspedes de su refugio que han sido rescatados en muy mal estado de salud.

La proteccionista indicó que se traslada hasta Colombiapor sus propios medios, “así sea en autobús”, para operar a sus animales porque es más económico el servicio veterinario.

Aseguró que ya no inyecta a sus animales porque las vacunas tienen un costo de 40 dólares. Refirió que a través de las redes sociales de la fundación, solicita colaboraciones de medicinas, alimentos, periódicos, productos de limpieza, sábanas y dinero para intentar cubrir los gastos médicos y de traslado.

Para adoptar a un animal de su refugio, el adoptante debe llenar una planilla, entregar copia de su cédula de identidad y de un recibo de pago de algún servicio público, también debe tener el compromiso de cuidar a la mascota que se le entrega esterilizada. Para quienes no pueden acoger al animal está la opción es apadrinar explicó Medina.

Para Medina lo más gratificante de tener un refugio animal es “salvar vidas y dar segundas oportunidades. “No me importa caminar kilómetros o meterme en un barrio peligroso por ir a socorrer a un animal, debemos protegerlos, ellos sienten y viven para darnos amor incondicional” dijo.

Esta noble mujer no sólo ayuda a los animales de la calle, también colabora para conseguir donaciones a pacientes con padecimientos terminales que se encuentran hospitalizados.

Maryamm Medina junto a Brown
Foto: Mascota Gol – Bucaramanga (Colombia)

En la cuenta de Instagram del Refugio Mi Gema, se pueden conocer los casos de rescate y adopción de las mascotas. Uno de los casos más llamativos es el de Pólvora, una yegua que responde sí, asintiendo con la cabeza, cuando su cuidadora le pregunta si quiere comer.

“Zamu”, como cariñosamente llaman a esta zamura, demuestra que ellos también son animales asombrosos

También Patricia Kahale, representante de la Fundación Peludos al Rescate, organización benéfica, con 5 años de creada, ubicada en Barquisimeto, estado Lara, explicó que la mayoría de los perros que rescatan son atropellados o presentan miasis (enfermedad parasitaria ocasionada por larvas de mosca que afecta los tejidos y órganos de quien la padece) y requieren de tratamientos y cuidados.

Kahale, de profesión ingeniera industrial, indicó que una cirugía de huesos puede llegar a costar 600 dólares. La fundación desarrolla un programa de reciclaje para recibir donaciones de botellas plásticas por parte de empresas Polar, a través del cual procura hacer frente a los altos costos de medicinas y procedimientos médicos, refirió que con las ventas de los envases cubren costos clínicos y de alimentación.

La proteccionista ofrece como alternativa nutricional para los perros y gatos alimentos como vegetales, verduras, arroz, patas de pollo, sardina, hígado, corazón y frutas como mango, cambur, lechosa y guayaba.

Ganar – ganar en beneficio de los animales

Kahale refirió que mediante alianzas con empresas y artistas recolecta fondos para el funcionamiento del refugio, también a través trueques obtienen descuentos o consultas gratis, cuando en sus redes sociales publicita algún consultorio veterinario o una peluquería canina.

Además realizan campañas de identificación de mascotas (placas identificativas), y conferencias acerca de temas animalistas, en donde no se cobran entradas sino se reciben alimentos para los perros y gatos.

La rescatista acotó que “cualquier ayuda es buena, desde oraciones cuando hay casos de salud muy críticos”, hasta medicinas y alimentos secos industrializados.

Explicó que no basta con tenerle cariño a los perritos y gatitos de la calle y que una persona “para ser rescatista debe ser responsable. La mayor recompensa que puedo obtener de mis peludos es verlos mover sus colas. Ellos me han enseñado verlos mover sus colas Ellos me han enseñado lo que es la fortaleza

Contrapunto invita a sus lectores a visitar la cuenta de Instagram de esta Fundación, donde encontrarán cómo aportar ayudas para los animales más necesitados.

De esta manera @fundacionpeludosalrescate solicita colaboración para el bienestar de los animales rescatados

Otro caso representativo en esta área es el “Cyber de los gatos“, atendido por su propietaria Ruth Muscus. Este local es conocido con ese nombre por los lugareños que habitan en las cercanías de Parque Carabobo y al transitar frente al local se encuentran con el espectáculo de hermosos felinos acostados sobre el mostrados, mismos que se dejan acariciar solamente por quienes tienen el tacto, el conocimiento y las buenas intenciones.

Muscus señala que tiene 8 años rescatando gatos de la calle, la mayoría los ha encontrado heridos, explicó que ha logrado dar a algunos en adopción, pero que actualmente es difícil que las personas adopten mascotas debido a que es muy costoso alimentarlos.

Estos mininos son los que reciben a los clientes del cyber de la señora Ruth Muscus

Muscus, explicó que además es proteccionista de 6 gatos en la Plaza de Parque Carabobo, es decir que los alimenta diariamente y los atiende en caso de ser necesario, sin que eso signifique que los gatos vivan con ella o bajo el abrigo de un lugar fijo, o sea, continúan ferales en la calle pero asistidos por ella.

Esta comerciante de la parroquia La Candelaria, en el centro de Caracas, agradeció a la Misión Nevado porque le presta apoyo gratuito cuando alguno de sus gatos requiere atención veterinaria. Respecto a la vacunación, reconoció con pesar que que la vacuna triple felina es la más costosa.

“Con la alimentación sí se ha hecho difícil la situación, pero uno se las ingenia, he ido a talleres de elaboración de alimentos alternativos, que imparte la Misión Nevado, y ahí he aprendido a preparar otro tipo de comidas con vegetales para complementar la nutrición de mis animales, porque les hace falta consumir proteínas, la sardina les encanta a los gatos y es lo más económico ahorita” explico Muscus.

Con gran sonrisa, comentó que los gatos son muy amorosos igual que los perros, pero son más independientes, “son muy buenos compañeros” añadió.

Como toda una amante de los animales, Ruth Muscus compartió los nombres de sus mascotas con el equipo de Contrapunto, el mayor es Michu Pichu, también tiene a Polo Sur, Roy Simón, Consuelito, Chivas, Royito Clon, Pelusa, Virilo, Cocoa y Cielo; además de dos perros que la acompañan en el cyber, Luna y Baloo.