Este fin de semana ocurrieron varias cosas en la frontera colombo-venezolana, en el contexto de la fecha acordada por la oposición para permitir el ingreso al país de ayuda humanitaria. Por una parte, la posición de parlamentarios y dirigentes políticos y sociales que intentaron que al país llegaran medicinas y alimentos; por otro, la de funcionarios del Gobierno venezolano, que lo impidieron a toda costa.

Pero también ocurrieron otras cosas el fin de semana entre Cúcuta y San Antonio del Táchira:

a) El encuentro entre el diputado Juan Guaidó y la fiscal general retirada por la asamblea constituyente, Luisa Ortega Díaz.

b) El tránsito de militares y policías desde Venezuela hacia Colombia, en un paso que el Ejecutivo venezolano llama deserción y que el presidente de la Asamblea Nacional (AN), Juan Guaidó, pidió entender como que los uniformados se apegan a la Constitución.

c) La oposición intentó ingresar la ayuda humanitaria pero las autoridades venezolanas lo impidieron. Los activistas acusaron a la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y a militares de quemar los alimentos y las medicinas, pero el Gobierno culpó a la oposición.