El presbítero Jesús Manuel Rondón Molina abusó no solo del adolescente que lo mató en Táchira: También violentó a su hermano y lo amenazó de muerte, aseguró el fiscal general designado por la constituyente

El fiscal general designado por la asamblea constituyente, Tarek William Saab, dijo que se verificó que al menos cuatro adolescentes fueron abusados sexualmente por el presbítero Jesús Manuel Rondón Molina, en el estado Táchira.

Rondón Molina fue asesinado por uno de los jóvenes víctima de abuso. Saab indicó que el pasado 21 de enero un adolescente citado como testigo “confesó haberlo asesinado debido a abusos sexuales cometidos contra él durante muchísimos años y por haber amenazado de muerte a su hermano, a quien también violaba”.

El comportamiento del presbítero era “reiterado, permanente y consuetudinario, y de conocimiento de sus superiores. Al menos dos niños más presentaron denuncias”, acotó Saab.

El funcionario aseguró que el sacerdote tenía una carrera “letal” sin que “las autoridades eclesiásticas, responsables de parar a este sujeto, a este aberrado, lo colocaran a las órdenes de la justicia”.

Es muy grave “que no se tomaran las medidas adecuadas para que este abusador sexual no siguiera atacando a sus víctimas”, insistió. No era “mandarlo a un convento” sino “colocarlo a las órdenes de la justicia” para que fuese procesado.

En este caso, resaltó, “debe actuar la justicia y los responsables deben ser juzgados”.

Estos casos no pueden ser objeto de ventaja política, pero tampoco disminuidos, planteó.

Insistió en que no es “una simple preferencia sexual”, sino el abuso de gente con poder que “atropella y le desgracia la vida a menores de edad para siempre”.

“Este flagelo debe ser atacado como una amenaza al sector más vulnerable de la población”, enfatizó. “No podemos banalizar el delito de la pedofilia; todo lo contrario”.

Este es el número telefónico al cual pueden ser denunciados los casos de abuso sexual contra niñas, niños y adolescentes: 02125098684.