Los parlamentarios acordaron constituir un equipo de trabajo para solicitar el apoyo de organismos internacionales

Declarar la emergencia ambiental por la crisis del Lago de Valencia y las inundaciones causadas en el sur de Aragua acordaron, este martes 3 de noviembre, los diputados de la Asamblea Nacional (AN) mayoritaria presidida por Juan Guaidó.

Los legisladores también acordaron la responsabilidad política para la determinación de responsabilidades administrativas y penales de todos los ministros de ambiente desde el año 2006.

Además, respaldaron las protestas de los habitantes afectados por la crecida y constituir un equipo de trabajo para plantear el apoyo de organismos internacionales.

El diputado Orlando Ávila, vicepresidente de la Comisión de Ambiente del Poder Legislativo, recordó que hay sentencias de tribunales para el desalojo, demolición de viviendas e indemnización de los residentes. “No hay forma de sacar esas aguas” porque la cuenca no tiene salida al mar, el lago “puede desbordarse y arrasar con todas esas poblaciones que están al sur de Maracay”.

Ávila enfatizó que subir el muro “ya no funciona”, e insistió en que la única solución es la indemnización de las familias afectadas.

La cuenca del Lago de Valencia recibe un trasvase de aguas sin tratar, alertó el diputado Carlos Lozano. “Se debe declarar emergencia ambiental y social en toda la cuenca”, la responsabilidad política y determinación de responsabilidades civiles y penales de los ministros del ambiente desde el año 2006.

La falta de electricidad para mantener operativas las bombas, la decisión irresponsable de hacer el trasvase para llevar aguas contaminadas al Lago de Valencia son algunas de las malas decisiones tomadas, aseveró la diputada Deyalitza Aray. Insistió en que es una situación urgente, que debe ser abordada por un gobierno de emergencia nacional.

Debemos apoyar a todos los vecinos afectados y exigir soluciones, como la descarga del lago a través de un túnel al mar Caribe, planteó el diputado Arnoldo Benítez.