El avión, un Boeing 747 Dreamliner de carga, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial de Conviasa

Este jueves, el dirigente político Julio Borges pidió a las autoridades judiciales de Argentina que continúen la investigación sobre el avión venezolano con tripulación iraní, que fue retenido en el país suramericano, con el fin de establecer eventuales vínculos con el terrorismo, según reseña la agencia de noticias EFE.

“La Justicia debe seguir investigando todo este entramado que, sin duda, vincula a Nicolás Maduro y a sus aliados con el crimen organizado y el terrorismo”, aseguró Borges en un mensaje publicado en Twitter.

Borges realizó su petición tras la solicitud que la Fiscal Cecilia Incardona hizo al juez federal argentino Federico Villena, señalando que en la investigación realizada hasta ahora surgieron “varios rastros” que “imponen la necesidad” de proseguir la pesquisa sobre el piloto Gholamreza Ghasemi, su tripulación, la aeronave y la carga.

El avión, un Boeing 747 Dreamliner de carga, fue propiedad de la empresa iraní Mahan Air y actualmente pertenece a Emtrasur, filial del Consorcio Venezolano de Industrias Aeronáuticas y Servicios Aéreos (Conviasa), empresas sancionadas por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.