Activistas señalan que representan alrededor de 4 millones de venezolanos que están organizados y defienden la participación política para la reivindicación de sus derechos

Con la propuesta de legitimar de forma democrática y constitucional, los derechos auténticos de la comunidad LGBTIQ+ en el país, Richelle Barrios, afirma que es necesario tomar acciones ciudadanas para “hacernos notar, salir del olvido y lograr que se nos reconozca de forma política en la nación”.

La activista es coordinadora nacional del Movimiento de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans, Intersexuales y Queers (LGBTIQ) en Venezuela y señala que están “en una nueva cruzada democrática y constitucional, por el rescate de nuestros derechos a manifestar nuestra voluntad política”.

La abogada sostiene que “estudios internacionales concluyen que entre el 10 y 15 % de la población mundial pertenece a la comunidad (LGBTIQ), este porcentaje varía según el reconocimiento o no de los derechos en cada país. En Venezuela, esto representa aproximadamente unos 4 millones de venezolanos. Estamos organizados a nivel nacional, por municipios y parroquias en todos los estados del país, nuestros sectores están organizados y formados políticamente con una vocación social.”

Briceño indica que, han insertado sus actividades políticas “en la alianza REDES-SOLUCIONES, en favor del país en función de participar en el próximo evento electoral parlamentario del 6 de diciembre”.

“La comunidad LGBTIQ, no escapa a la crisis que azota a nuestro amado país, por el contrario somos el grupo más vulnerable y los más afectados en esta crítica situación. Tenemos el deber ético como ciudadanos amantes de nuestra patria, de generar respuesta a todos nuestros compatriotas, en especial a los más pobres y necesitados”, resaltó de forma enfática Richelle Briceño.

Finalmente, indicó que asumen como “un reto colectivo llegar a la Asamblea Nacional (AN), en las venideras elecciones del 6 de diciembre, promoviendo una vía alterna que retome la ruta electoral, como el modo democrático de ejercer nuestra ciudadanía. No más extremismo y polarizaciones, ni el gobierno actual ni la oposición radical han realizado propuestas concretas por nuestra comunidad.  Es hora que surja una alternativa democrática para el país, nosotras y nosotros exigimos el rescate de nuestro derechos.