La dirigente de Avanzada Progresista pone su nombre en el tablero político de Caracas con el respaldo de dirigentes de base que hacen vida en distintos sectores de la capital

“Acepto el reto de ser precandidata a la alcaldía del Municipio Libertador, con el aval de un trabajo que he desarrollado con la gente y por la ciudad”.

La frase la esgrime Maribel Castillo, secretaria del partido Avanza Progresista (AP) en Caracas, quien sostiene que su propuesta apunta “a mejorar la calidad de vida de los caraqueños desde el cargo de elección popular más cercano al elector”.

“Ser alcalde es sentir de cerca el latir del corazón de la gente. El trabajo con las organizaciones de base, líderes vecinales, agrupaciones culturales y deportivas, ONG defensoras de los derechos humanos, nos permite tener ese pulso. Son esas mismas organizaciones populares las que han propuesto mi nombre”, dijo Castillo, quien es también diputada suplente a la Asamblea Nacional.

Castillo sostiene que su precandidatura como precandidata cuenta con el apoyo de su partido Avanzada Progresista y del movimiento Opinión Nacional (OPINA), quienes forman parte de coalición opositora denominada Alianza Democrática.

La dirigente enfoca su propuesta política en hacer posible la municipalización de la capital del país y el rescate “con todas sus competencias políticas y administrativas de la Alcaldía Mayor de Caracas, como institución rectora, prestadora de servicio público en la capital nacional”.

Este proyecto ha sido “consignado y debatido ampliamente” ante la Asamblea Nacional (AN) y sostiene que ha generado “diversas opiniones encontradas” a nivel nacional, participando diversos especialistas y juristas en la materia de reorganización territorial y planificación electoral.