Manifestó que se quiere un CNE en el cual se puedan verificar todas las partes del proceso, auditarlo y garantizar un resultado electoral limpio

El diputado Macario González señaló este martes 30 de junio, que no respaldará las elecciones parlamentarias de la manera que las propone el Gobierno de Nicolás Maduro, al considerar que sería “ponerle alfombra roja a Maduro”.

En tal sentido, expresó: “No somos tontos útiles, no nos vamos a prestar a ponerle alfombra roja a Maduro para que, en diciembre, con un descomunal fraude, legitime al régimen cubano que pretende imponernos a todos los venezolanos, el cual tiene al país en una terrible crisis, económica y social que mantiene a 9.3 millones de venezolanos en pobreza crítica y en vilo con el resultado de la pandemia, porque no hay un sistema de salud para atender a la gente”.

Indicó que no hay elecciones justas si el propio árbitro que debe garantizar un juego limpio no es un poder institucional que tenga la confianza del electorado. “Le dieron un golpe a la lámpara y por la vía del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ilegal se designó un Consejo Nacional Electoral (CNE) partidario al régimen, menos Rafael Simón Jiménez, quien hará el papel de ‘pendejo’. Ahí está Indira Alfonso, quien fue la que nos eliminó tres diputados de la representación indígena del estado Amazonas y fue quien paró el proceso del revocatorio que se adelantaba en Venezuela”, dijo.

Destacó el diputado que tampoco hay un registro electoral confiable que garantice “un juego limpio”. “El registro se auditó en el 2006 y queremos un registro electoral que incluya la diáspora que se llevó a 5 millones de venezolanos, que incluya los nuevos votantes, que se saquen a los muertos y a los multicedulados”, sumó.

“Queremos elecciones libres, justas y verificables. No somos abstencionistas, queremos elecciones que cumplan con el estándar: limpias, libres y justas. Hemos exigido hasta la elección que nos deben a los venezolanos: la elección presidencial. Queremos votar”, apuntó.