Hay un dinamismo político, aunque no sabemos en qué dirección va, enfatizó este miércoles Colette Capriles.

Puede ser un avance para la recuperación de las instituciones, o no serlo, sostuvo.

Dinamismo no son soluciones inmediatas, aclaró. “Veo una gran oportunidad en un CNE que ha tenido una configuración distinta a la de los últimos 15 años”.

Ha habido conversaciones entre factores políticos, con un gobierno que tiene la peor amenaza: él mismo. “Tiene que tener gestión, finalmente. Ya no hay enemigos políticos a la vista. No puede gobernar”. Hay “un problema muy serio de gestión, de representatividad”, puntualizó en entrevista con Unión Radio.

Consideró que la agenda propuesta por el CNE este martes es “una tremenda agenda”.