El caso de la venezolana que fue abusada sexualmente en Buenos Aires causa conmoción en la comunidad argentina y en el mundo, debido a que el presunto agresor fue dejado en libertad, aunque su detención fue prácticamente “in fraganti”

El presidente de la Asamblea Nacional (AN) electa en la 2015, Juan Guaidó, informó a través de su cuenta de Twitter que se comunicó con la joven venezolana que fue víctima de abuso sexual en Buenos Aires, Argentina.

Asimismo, aprovechó la oportunidad para enaltecer la valentía y la dignidad de la migrante venezolana de 18 años y su madre, Thais Campos, al enfrentar tan dolorosa situación y que alarmado al mundo, debido a que revive los riesgos que corren los migrantes.

“Son momentos duros, buscan justicia. Todos exigimos justicia, pero sobre todo sanar”, aseguró el parlamentario tras la conversación.

A su vez, Guaidó pidió a los venezolanos continuar alzando la voz en contra del delito que sufrió la joven y justicia.

“No dejemos de alzar la voz, por ella y por los que no pueden”, sentenció.

El pasado 23 de enero, la joven venezolana fue violada durante su primer día de trabajo por Irineo Humberto Garzón Martínez, un empleador, quien presuntamente habría agregado una sustancia psicotrópica al agua que ella estaba bebiendo.

Sin embargo, lo más llamativo del hecho que es gracias a la notificación del caso por parte de la joven a su madre y la actuación de los órganos de seguridad, Garzón fue detenido minutos después del hecho y prácticamente en flagrancia; pero la justicia argentina, a través de la jueza Karina Zucconi, determinó que el agresor puede continuar el proceso de juicio en libertad por no poseer antecedentes penales,situación que ha causado indignación dentro y fuera de Argentina.