Las concentraciones en las puertas del Ministerio de Educación, se han convertido en un elemento más de una situación especial que no termina de resolverse.

La mejor clase de dibujo -y de política- que les pudieron dar a sus alumnos un grupo de maestros de una escuela de El Hatillo, fue una pancarta con la figura del Ministro de Educación, Aristóbulo Istúriz, con la nariz de un pinocho, y este mensaje: “¿Y si nos vamos, y si nos vamos, quién educa a tus chamos?”. Como su quincena solo alcanza para comprar “un cartón de huevos”, estos educadores acudieron el pasado jueves a manifestar a las puertas del Ministerio de Educación. “Un kilo de queso vale más que eso”, aseveró una de las profesoras. “Un maestro debería ganar lo necesario para cubrir la cesta básica, el calzado, el transporte”, añadió otro docente.

Pero no solo reclamaban un salario que les permita comer; también solicitaban que las escuelas reciban del gobierno algo más que “un cariño” o “una gota” de dinero.

La semana pasada los docentes afiliados al Sindicato Venezolano de Maestros, cumplieron 72 horas de paro. Para esta semana se esperan nuevas acciones de protesta. “No es por las tres lochas del contrato colectivo; es por las condiciones de trabajo de los docentes”, subrayó Edgar Machado, presidente de Sinvema.

Este lunes 18 de noviembre las federaciones van a evaluar las acciones. “Tenemos estados en los que el paro se cumplió en un 100%. En Caracas ha sido bien difícil, por el amedrentamiento que han sufrido los compañeros”, aseguró Machado.

¿Qué ocurrirá el martes? “Recuerden que las acciones no se dicen”, respondió con picardía. Para esta semana se espera una nueva jornada de paros y movilizaciones.