“Que Maduro y Cabello estén paranoicos por la guerra sicológica no implica que una intervención militar sea inminente”, aseveró el político

El ex guerrillero salvadoreño Joaquín Villalobos expresó sus opiniones sobre el gobierno de Nicolás Maduro -al que califica como una dictadura-, las sanciones de Estados Unidos contra su gobierno y sus funcionarios, y la posibilidad de un conflicto violento en Venezuela.

En el portal America2.1, Villalobos contrastó la política estadounidense en los años 80 en Centroamérica, con la del presente en Venezuela. Estas son algunas de sus consideraciones:

-“Las amenazas verbales de funcionarios estadounidenses sobre el uso de la fuerza contra Maduro son esencialmente guerra sicológica. Esta tiene un valor político propagandístico y sirve para afectar la moral del adversario, sin emplear medios de combate. Sin embargo, esta propaganda ha sido utilizada para establecer que en Venezuela existe un dilema entre vía pacífica y vía violenta”.

-“En los conflictos de Centroamérica todas las partes estaban armadas. En Venezuela solo Maduro está armado y presume tener más de un millón de hombres entre militares, guardias, policías, milicianos y paramilitares, dirigidos por miles de oficiales cubanos. Todo esto para enfrentar a partidos políticos integrados por civiles sin armas, organizados para competir en elecciones. Que militares venezolanos se rebelen contra la dictadura y la intervención cubana es políticamente legítimo. Que la oposición aproveche la guerra sicológica de Estados Unidos hablando de “todas las opciones”; que invoque el Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca (TIAR) o que algunos jóvenes enfrenten la represión con piedras y botellas con gasolina es comprensible. Pero nada de esto sustenta que exista un conflicto violento en Venezuela, la única violencia es la del gobierno contra una oposición totalmente pacífica”.

-“Que Maduro y Cabello estén paranoicos por la guerra sicológica no implica que una intervención militar sea inminente”.

-“La falsa premisa del conflicto violento ha confundido a gobiernos democráticos y distorsionado los intentos de negociación, al establecer que se necesita una solución pacífica, donde no existe una guerra. Una negociación en Venezuela debe ser para restablecer la democracia. Esto implica que las concesiones debe hacerlas el gobierno, porque los opositores no tienen armas que deponer y no pueden hacer concesiones en derechos humanos y libertades”.

-“Maduro aprovecha la falsa premisa del conflicto violento para hablar de guerra económica cuando ha sido el robo de 300,000 millones de dólares la causa principal de la tragedia humanitaria y posiblemente el caso de corrupción más grande en la historia del mundo. La comunidad internacional ha agotado sus declaraciones. Los venezolanos han protagonizado las protestas pacíficas más grandes de la historia latinoamericana. Sin embargo, Maduro ha transitado de dictador local a amenaza regional”.

-“En Venezuela no hay ni habrá conflicto violento, la oposición tiene una sólida vocación pacífica y las Fuerzas Armadas están moralmente descompuestas por la corrupción y subordinadas totalmente a Cuba. El peligro no es una guerra entre venezolanos, sino que la desintegración social del régimen de Maduro y la estrategia cubano-venezolana de desestabilizar otros países, agote la paciencia de éstos y eso conduzca a un conflicto militar internacional. Esto no es un peligro presente, pero sí un peligro futuro que empieza a percibirse. Frente a esto, las sanciones económicas y el aislamiento a las dictaduras de Cuba y Venezuela son el mejor medio pacífico de presión con que cuenta la Comunidad Internacional”.

-“El aumento de las sanciones y la aplicación rigurosa de estas por parte de Estados Unidos, Europa y Latinoamérica son el instrumento más eficaz para acortar el sufrimiento de la gente, lograr un cambio democrático y evitar un verdadero conflicto violento”.

Lea más en: https://americanuestra.com/joaquin-villalobos-las-sanciones-son-la-via-pacifica/