Lo que más solicita el personal del psiquiátrico, a quienes puedan donar, son antidepresivos para que los pacientes puedan mantener sus tratamientos

“De aportes gubernamentales nada”, dice Peter Contreras trabajador del Hospital Psiquiátrico de Caracas, en la parroquia La Pastora, que desde principios de año ha sido noticia debido a las denuncias con respecto a las condiciones de precariedad en las que está funcionando. “El rescate del Hospital lo estamos haciendo a través de donaciones”, añade.

Según Contreras, la idea de la dirección del centro médico era que dejara de funcionar como un hospital psiquiátrico y convertirlo en un servicio más del Hospital General de Lídice “Jesús Yerena”. A partir de esta noticia, diversos sindicatos de hospitales y clínicas, más el personal de enfermeros y de mantenimiento del centro se empezaron a organizar en lo que llaman “el rescate del hospital”.

“Hicimos un grupo de rescate del hospital y actualmente también se integró la dirección”.

Foto: EFE

Cuando los trabajadores del hospital iniciaron con las denuncias, se negaban a que el doctor Guillermo Baptista siguiera en la dirección del hospital. Earle Siso, presidente de junta interventora y director del Hospital Clínico Universitario habló con ellos y les explicó que no quedan muchos psiquiatras en el país por lo que no hay otro que asuma la dirección del centro asistencial.

Desde entonces, Contreras asegura que el director “ha bajado más la guardia” y se ha integrado un poco mejor con el grupo, aunque dice que mantiene la misma posición: “Soy el director pero no manejo recursos”, refiere Contreras del doctor Baptista.

Las donaciones, la salvación

Peter Contreras, quien también es delegado sindical del hospital, revela que, a pesar de los aportes particulares, hay pacientes que se siguen descompensando debido a la falta de medicamentos para sus tratamientos.

La comida es otro tema. Muchos grupos de voluntarios y pertenecientes a iglesias en Caracas han comenzando a asistir los fines de semana para llevarle alimentos a los pacientes. Una de las últimas donaciones fueron varios pollos que les están racionando lo más que se pueda para que acompañen las lentejas y el arroz, o la pasta, que les sirven diariamente ante la falta de vegetales, frutas y proteínas.

“La lenteja sigue siendo preparada con arroz o con pasta porque no nos está llegando más nada. Estos son pacientes que deben comer sus tres comidas diarias o cuatro, dependiendo de sus tratamientos”.

Se reactivaron las consultas

Desde hace unas semanas iniciaron la atención ambulatoria de pacientes farmacodependientes y alcohólicos. Peter Contreras comenta que son unos 40 pacientes que, aunque no pueden ser hospitalizados debido a las condiciones del centro, asisten a sus terapias de manera voluntaria.

Las consultas externas también se han ido retomando. Si una persona desea asistir puede hacerlo a partir de las 7 de la mañana. Por el momento dos médicos psiquiatras están atendiendo hasta las 5 de la tarde. Se espera que sean cinco profesionales, pero tres se encuentran de vacaciones.

Foto: EFE

A principios de año el psiquiátrico solo mantenía 14 pacientes hospitalizados y desde que comenzaron a organizarse, y más las donaciones, Contretas detalla que han aumentado a 24 pacientes internos dentro del centro.

Pero para hospitalizar a una persona, de antemano, los médicos y enfermeras solicitan a los familiares de los pacientes que se comprometan con llevar los medicamentos, la comida y la ropa ante la imposibilidad de que sean garantizados por el hospital.

Contreras denuncia que los cables de electricidad que suministran la energía a las áreas de lencería, cocina y electroencefalografía fueron hurtados hace dos años y desde entonces ha mermado el funcionamiento de estos servicios. Por lo que solicitan a los familiares que lleven ropa diariamente a los pacientes debido a que el personal no tiene cómo lavarla allí.

Semana aniversaria

Del 15 al 21 de septiembre el Hospital Psiquiátrico de Caracas celebrará 127 años de su fundación. Para aprovechar la conmemoración, su personal está organizando una gran recolección de; ropa en buen estado, artículos de aseo personal y de limpieza, alimentos no perecederos, medicamentos, pintura y artículos de plomería y electricidad para recuperar las áreas deterioradas.

El aporte que más solicita el personal es antidepresivos , medicamentos que tienen un valor de entre 70 mil y 100 mil bolívares, en la actualidad. Lo ideal es que estos pacientes no paren sus tratamientos para, así, procurarles una vida digna que les permita reintegrarse a la sociedad.

Foto: EFE

“Qué hace un familiar con ese paciente en su casa si aqui tampoco se les puede brindar salud. Prácticamente le estamos violando el derecho a la salud”.

Para llegar al hospital si es con vehículo propio las personas pueden llegar por la avenida Sucre del municipio Libertador, final de la calle principal de El Manicomio, parroquia La Pastora, si es por transporte público pueden utilizar el Metro y quedarse en la estación Agua Salud.