“Venezuela entera debe alzar su voz contra el odio, el terrorismo, la tortura y la muerte”, demandó el dirigente chavista y exministro Elías Jaua. Lo ocurrido es “una política de Estado por parte de régimen de Nicolás Maduro, que utiliza el terrorismo a través de la tortura, tratos crueles e inhumanos con la finalidad de amedrentar a la familia militar”, acusó Un Nuevo Tiempo

Todo el espectro político venezolano, de izquierda y de derecha, condenó la muerte bajo custodia del Estado del capitán Rafael Acosta Arévalo.

Venezuela debe alzar su voz contra la tortura, exigió el dirigente chavista Elías Jaua en un pronunciamiento en sus redes sociales.

“La Dirección Nacional del Movimiento Prociudadanos calificó como crimen de Estado la muerte en cautiverio del Capitán de Corbeta Rafael Acosta Arévalo”, señala un comunicado de la organización dirigida por el editor Leocenis García.

El acto de reclusión implica “un compromiso específico y material de proteger la dignidad humana del recluso mientras esté bajo su custodia, lo que incluye su protección frente a las posibles circunstancias que puedan poner en peligro su vida, salud e integridad personal, entre otros derechos”, recuerda Prociudadanos.

“Es lamentable tener que presenciar los atropellos que vienen ocurriendo en el mundo militar y sus familiares. Son perseguidos, persuadidos y castigados por quienes hoy gobiernan en Venezuela. Rechazamos esta manera de mantenerse en el poder”, señaló Henry Rosales, integrante de la dirección nacional del Movimiento Progresista de Venezuela (MPV).

Rosales afirmó también que “fue peor el remedio, que la enfermedad”, al referirse a la visita de la alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet. “La tortura y los abusos se multiplican a diario en las cárceles del país. Se han mantenido hostigando continuamente a los dirigentes sociales o cualquiera que alce su voz para exigir mejores condiciones de vida”, criticó.

La Fracción parlamentaria del partido Un Nuevo Tiempo exigió que en la investigación del crimen de Acosta participe la oficina de Bachelet.

“Que se pueda impulsar una investigación técnica, independiente, clara, precisa que arroje resultados serios; que sea una comisión internacional la que aporte en esta investigación, que se sepa la verdad y se castigue a los culpables con todo el peso de ley. Nosotros como fracción de UNT condenamos esta acción vil, cruel e inhumana en contra de un oficial de nuestras Fuerzas Armadas”, señaló el diputado César Alonso.

Para UNT es política de Estado la violación de derechos humanos. “Esto no es una mera casualidad. Esta es una política de Estado por parte de régimen de Nicolás Maduro, que utiliza el terrorismo a través de la tortura, tratos crueles e inhumanos con la finalidad de amedrentar a la familia militar”, deploró Alonso.