Una vez más, Guyana descarta una solución extrajudicial con referencia a la disputa por la Esequibo, una zona dividida en varias regiones y la República de Guyana, abarca casi 160.000 kilómetros cuadrados al oeste del río Esequibo, lo que supone casi dos terceras partes de la antigua colonia británica

El nuevo presidente de Guyana, Irfaan Ali, se comprometió este sábado 8 de agosto a solucionar ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) la disputa fronteriza con Venezuela, descartando de esta forma una solución extrajudicial.

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, felicitó el pasado lunes 3 de agosto a Guyana por la elección de un nuevo presidente, tras varios meses de celebrarse los comicios -2 de marzo- y varias interrupciones judiciales por diversas reclamaciones de fraude que impidieron la elección de Ali.

Ali juró el cargo, como nuevo presidente, el pasado domingo.

En un comunicado, Arreaza indicó esta semana que era necesario “reactivar” el diálogo y “los mecanismos de negociación, lo antes posible para llegar a un acuerdo práctico y satisfactorio” para ambos países.

Por ello, la afirmación realizada hoy en la ceremonia oficial de inauguración de la presidencia por el nuevo presidente de Guyana, descarta la vía del arreglo extrajudicial.

Ali, de 40 años, y candidato del opositor Partido Progresista del Pueblo (PPP), recordó que fue precisamente su partido, quien puso fin en 2014 al “diálogo de buenas maneras con Venezuela”, ya que para “ellos se había convertido en una estrategia de prolongar la contención más que en buscar una solución”.

Por último, indicó que la “soberanía del Estado y la integridad del territorio (de Guyana), tanto en tierra como en mar, es un deber sagrado”.

“Si somos fieles a ese deber, seremos leales a nuestra visión de que Guyana es una nación indivisible”, puntualizó.