Quince de los migrantes venezolanos que fueron expulsados tenían órdenes judiciales, entre ellas condenas por tráfico de migrantes, mientras que los otros 40 por procesos administrativos, indicó el subsecretario de Interior, Juan Francisco Galli

Un total de 55 migrantes que entraron ilegalmente por la frontera norte de Chile, se convirtieron este domingo 25 de abril en los primeros en ser expulsados a Venezuela bajo la nueva ley de migración, que facilita las deportaciones y busca frenar la migración ilegal.

El subsecretario de Interior, Juan Francisco Galli, explicó que quince migrantes fueron expulsados por órdenes judiciales, entre ellas condenas por tráfico de migrantes, mientras que los otros 40 por procesos administrativos.

Según medios locales, este domingo se pretendía expulsar a 98 personas, pero 43 de ellos seguirán en Chile a la espera de la resolución de recursos judiciales.

El vuelo, el primero de este tipo en una aerolínea comercial, salió de la ciudad norteña de Iquique, cerca de la frontera con Perú y Bolivia, y aterrizó en Caracas.

Pese a las extremas temperaturas y a la pandemia de la COVID-19, esta parte de la frontera se ha convertido en los últimos meses en ruta para que extranjeros lleguen a Chile de manera irregular.

La nueva ley, ingresada en 2013 en el Parlamento por el actual presidente durante su primer mandato (2010-2014), busca facilitar las deportaciones y exige obtener un visado en el país de origen, con el fin de evitar que extranjeros ingresen en calidad de turistas y cambien su calidad migratoria para buscar trabajo.

Mientras que para el oficialismo esta nueva regulación es la vía para enfrentar el creciente fenómeno migratorio, la oposición estima que el endurecimiento de las fronteras desembocará en un aumento de migrantes que cruzan por pasos no habilitados.

Durante febrero y marzo se registró la entrada de más de un millar de inmigrantes de manera irregular que provocó el colapso de varias pequeñas localidades fronterizas.